La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha avanzado que gracias a las medidas contempladas en el Real Decreto-Ley de Medidas Urgentes para el Impulso del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, “el número de inscritos en el Sistema se ha incrementado, en tan solo un mes, en 13.897 jóvenes, lo que equivale a un ritmo de 500 al día”.

Báñez ha señalado que la Garantía Juvenil hoy cuenta con 421.209 inscritos, de los que 143.645 han encontrado un empleo, pero aún tiene más de un millón de potenciales beneficiarios que atender.

310117-banezRespecto a la inscripción, la responsable de Empleo ha explicado que se simplifican los requisitos de acceso al Sistema. Antes hacían falta tres meses o treinta días sin estar recibiendo formación o trabajando, mientras que ahora basta con no haberlo hecho el día anterior a la solicitud de inscripción.

Además, aumentan los puntos de inscripción: ahora, todas las entidades participantes en el Sistema (comunidades autónomas, interlocutores sociales, Cámaras de Comercio, entidades locales…) pueden establecer procedimientos específicos para esa inscripción de jóvenes en el fichero único, mientras que antes solo se podía hacer a través de la web del Ministerio, o en papel para determinados colectivos.

Se permite también la inscripción automática en el Sistema de los jóvenes que cumplen los nuevos requisitos. Todos los jóvenes demandantes de empleo que cumplan con los requisitos, serán inscritos automáticamente en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

Otra de las novedades del Real Decreto-Ley que ha puesto de relieve Báñez es que incorpora una medida destinada a dar cumplimiento una de las principales recomendaciones del Pacto de Toledo y de los interlocutores sociales para reforzar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. “Un primer paso, ha asegurado, en la conversión de reducciones de cotización a la Seguridad Social en bonificaciones (con cargo al presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal)”.

Así, desde la aprobación de la norma, las bonificaciones dedicadas a fomentar la inserción en el mercado de trabajo o el emprendimiento de los jóvenes a través de la tarifa plana de trabajadores autónomos o a través del contrato para la formación y el aprendizaje han pasado a ser consideradas bonificaciones a la contratación, evitando una merma de ingresos al sistema de la Seguridad Social.