IDEAS

La energía del futuro: un modelo distribuido

Los nuevos avances tecnológicos en digitalización y en energías renovables, junto con la cada vez mayor concienciación social sobre la protección del medioambiente, están produciendo un proceso de transformación del sector energético

Vivimos tiempos convulsos e inseguros debido a la vulnerabilidad que siguen teniendo los sistemas que nos prestan cientos de servicios diariamente, frente a los ataques de los ciberpiratas que provocan caídas y robos de datos continuamente. Esto hace que aumente nuestra desconfianza hacia la mayor automatización de muchos negocios, muy en especial, el de la energía, tan esencial para mantener los niveles de bienestar de nuestra sociedad.

Efectivamente, la Energía se ha convertido en un commodity, un recurso básico, que conforma la base de nuestra actividad y en su ausencia crea la denominada “pobreza energética”, que se produce cuando no podemos acceder a las fuentes de energía ya sea por bajas rentas o, simplemente, porque es inaccesible en muchas zonas del planeta.

adolfo-borrero-211x211Los nuevos avances tecnológicos en digitalización y en energías renovables, junto con la cada vez mayor concienciación social sobre la protección del medioambiente, están produciendo un proceso de transformación del sector energético.

En el ámbito de las energías renovables y el almacenamiento energético, la reducción de los costes está facilitando su despliegue masivo. Las redes eléctricas se están digitalizando, incorporando sensores, sistemas de automatización y comunicaciones. Estas tecnologías, junto con soluciones Big Data y de analítica de datos, permiten nuevas posibilidades de gestión y de optimización de la red.

AMETIC ha presentado un estudio sobre las tendencias de las Tecnologías de la Información (TI),  en el que identifican aquellas que constituirán un referente para proveedores y usuarios del sector. Según AMETIC, en 2016, el sector TIC representa un volumen de 23.441 millones de euros y empleo directo de 200.000 profesionales, cifra que sobrepasaría los 800.000 trabajadores si contemplamos aquellos que desarrollan sus funciones TI en otros sectores de actividad. Para los próximos años, se prevé que el sector mantenga su tendencia de crecimiento tanto en su cifra de negocio como en el empleo.

La Ciberseguridad es una de las líneas que más crecerán dentro del sector de las TIC, debido a la necesidad de solventar las vulnerabilidades que puedan surgir en el uso y aplicación de las anteriores tendencias señaladas.

El Cloud Computing es la actividad que ha obtenido un mayor consenso entre los expertos participantes en el estudio en su identificación como tendencia. La capacidad del Cloud Computing para facilitar que cualquier usuario pueda acceder en modelo “as a Service (XaaS)” a las aplicaciones e infraestructuras más avanzadas de su proveedor tecnológico, lo hacen protagonista de la transformación digital de las empresas y la sociedad en su conjunto.

El Big Data es otra de las tendencias más reseñadas, dado el aumento progresivo en el número de dispositivos interconectados, capaces de producir un gran volumen de datos. Esto se traduce en una enorme potencialidad para la generación de información de valor y conocimiento.

Respecto al Internet de las Cosas (Internet of Things – IoT) los expertos coinciden en señalar el valor de la información producida, que permite mejorar la toma de decisiones y la automatización de procesos. De igual forma, indican que el impacto generado por esta tecnología será grande, tanto en el ámbito doméstico como en la industria.

La Inteligencia Artificial (IA), como tecnología cognitiva, que tendrá un gran impacto positivo en las organizaciones y el empleo. Áreas como el Marketing, Operaciones, Tecnologías de la Información, Ventas o Finanzas, ya utilizan la predicción de comportamientos en contextos conocidos.

El Blockchain en la energía: el empoderamiento del consumidor

El Blockchain (BC) es una tecnología de bases de datos descentralizadas que garantiza el intercambio de forma transparente e incorruptible, siendo originalmente la base de la cibermoneda de referencia, el Bitcoin. Es una tecnología que está encontrando  múltiples aplicaciones que parten del financiero, pero que encuentran en el energético su mayor atractivo. Esto se debe a que el BC da transparencia, seguridad e inmutabilidad a las gestiones que lo usan ya que es una base de datos neutral que ayuda a alcanzar un consenso entre agentes del mercado.

El concepto base en BC es que cualquier transacción que se lleve a cabo queda registrada sin que haya posibilidad de modificarla o borrarla, aportando a cualquier proceso más transparencia, agregando validez legal como fedatario en algunos países avanzados.

Las posibilidades en el mercado energético son múltiples y se basan en la mayor transparencia a los procesos. Las mejoras de la accesibilidad a la energía en lugares de difícil acceso que no disponen de infraestructuras, creando microeconomías autosuficientes energéticamente que intercambian  energía mediante Blockchain entre los vecinos de la comunidad.

Los “prosumers”, actores del nuevo modelo energético

En pocos años, todos nosotros tendremos la capacidad de producir nuestra propia energía y venderemos el excedente a la red. En los momentos de poca producción propia, necesitaremos comprar energía de la red, bien de una compañía o de nuestros vecinos locales que serán también productores. Nos convertiremos en lo que se denomina en terminología inglesa, en prosumers. Para que esto se produzca, muchos cambios tienen que suceder, tanto desde la arquitectura de las redes, de la legislación que lo permita como desde el punto de vista contractual para comprar y vender entre muchos.

El núcleo sobre el que centrar una importante parte de las actuaciones en un proyecto Smart, es el denominado Grid, es decir, la malla, la red eléctrica con sus diferentes elementos. Desde la Generación hasta los puntos de consumo. La gestión inteligente de la Red Eléctrica es un problema que siempre ha sido complejo debido a que la demanda de energía es siempre muy variable y a pesar de los sistemas de predicción que se emplean con base estadística, siempre hay alteraciones del consumo o accidentes sobre la red que la hacen inestable. Los diferentes operadores que existen en la Red Española en alta tensión (Red de Transporte) tanto como en Media y Baja (Red de Distribución) que actúan sobre una topología muy desarrollada, garantizan la estabilidad de la red y la entrega de energía eléctrica con niveles de tensión y frecuencia estables, es decir, electricidad de calidad sin cortes.

La aparición de nuevas fuentes de energía renovables que son muy fluctuantes en función de las condiciones ambientales y de la hora del día, introduce nuevos factores de variabilidad en la red, aumentando la necesidad de nuevos sistemas de control y de monitorización por parte de los operadores del sistema.

Inteligencia Artificial: Machine Learning

El desarrollo de tecnologías para procesos de alta complejidad técnica y que manejan gran volumen de datos, no deja de evolucionar, generando grandes oportunidades para la mejora de los costes operativos. En el contexto del Machine Learning, permite usar datos disponibles y sacar el máximo rendimiento, permitiendo tomar decisiones aplicadas a las operaciones para obtener reducciones de tiempo y de costes operativos, es lo que se denomina la inteligencia operacional.

El Machine Learning permite encontrar patrones en los datos de forma relativamente sencilla y, además, puede adaptarse a nuevos patrones según las necesidades. Ya está dando resultados excelentes en el campo de la visión artificial, pero su aplicación en el campo de la energía es interesante; en este número de Agenda de la Empresa encontramos una aplicación en la lucha contra el fraude eléctrico.

Computación cuántica, la energía que viene

Aunque todavía le quedan muchos pasos como para consolidarse incluso como una tecnología disruptiva, es seguro que quien disponga en primer lugar de un  ordenador cuántico capaz de romper los protocolos RSA, habrá ganado una gran batalla en cuanto a la supremacía tecnológica.

En España, contamos con un centro fotónico, el ICFO, y con importantes departamentos de física cuántica y proyectos cuánticos asociativos o empresariales y empresas especializadas en tecnologías cuánticas.

Vehículo eléctrico

El vehículo eléctrico es ya una realidad, pero sigue siendo un mercado emergente. Cambiar el paradigma del transporte rodado hacia el vehículo eléctrico, es fundamental para la nueva movilidad sostenible que mejorará la calidad del aire y el medio ambiente en entornos urbanos y periurbanos, y que también será un factor clave de la mejora en la eficiencia energética, basada en el impulso de las renovables, la generación distribuida, al autoconsumo y al almacenamiento energético.

Países como Noruega o Dinamarca son ejemplos significativos de una estrategia ideal hacia un transporte descarbonizado. Sus gobiernos adoptan, en sus diferentes administraciones, un frente común por la independencia de los combustibles fósiles, con el vehículo eléctrico como eje fundamental de su movilidad rodada; aplicando tasas y restricciones muy desincentivadoras para la compra de vehículos con motor de explosión, frente a la nula presión fiscal sobre los modelos cero emisiones.

Cataluña ya ha dado pasos de gigante al impulsar el PIRVEC, un plan regional que dotará a la región de infraestructuras de recarga adecuadas a cada necesidad mediante incentivos que también se plasman en la compra de vehículos.

Un plan bien orquestado, ambicioso, coherente y que ha contado con el conocimiento de las asociaciones y empresas del sector, decisión inteligente por parte del Instituto Catalán de la Energía, ICAEN.

Conclusión

La posibilidad de una energía mucho más limpia, independiente de combustibles fósiles es muy real y la fecha en que esto se produzca está muy próxima.

Los actuales consumidores, nos convertiremos en generadores de energía, una vez que las trabas legales y técnicas se superen. Todo ello gracias a tecnologías disruptivas, como el blockchain o la inteligencia artificial, que ya están presentes en los dispositivos que usamos a diario.

 

Adolfo Borrero Villalón

Vicepresidente de AMETIC y presidente de la Alianza Inercia

 

ARTÍCULO INCLUIDO EN EL ESPECIAL ‘DIGITALIZACIÓN DE LA ENERGÍA’ DEL NÚMERO DE JUNIO DE AGENDA DE LA EMPRESA