BBVA ha firmado un préstamo sostenible a favor de la Comunidad de Madrid por un importe de 240 millones de euros, el primero de este tipo que el banco concede a una comunidad autónoma en España.

Esta financiación se enmarca y refuerza la estrategia de la Comunidad de lograr que una parte significativa de su endeudamiento esté bajo este formato. Un ejemplo de ello es la reciente emisión de un bono sostenible por importe de 700 millones de euros, coliderada también por BBVA.

Este tipo de préstamo se rige por los mismos criterios que los que configuran los bonos verdes. Una etiqueta ‘verde’, o una valoración verde, que se obtiene a través de un consultor medioambiental y que se le da al instrumento de deuda que permite obtener una financiación para iniciativas medioambientales concretas como inversiones en energía renovable, eficiencia energética o proyectos de sostenibilidad.

Así, este préstamo a largo plazo para la Comunidad de Madrid está íntegramente financiado por BBVA y estructurado como un instrumento verde bajo el criterio de Sustainalytics, un proveedor independiente de servicios y publicaciones sobre requisitos medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG-‘Environmental, Social and Governance’) de reconocido prestigio, que ha otorgado la certificación pertinente conforme a los ‘Green Bond Principles‘.

La finalidad de este préstamo es por tanto la de dar financiación a una amplia variedad de proyectos sostenibles dentro de la comunidad, como pueden ser gestión medioambiental, formación, salud, vivienda asequible, etc.