El número total de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en el año 2017 fue de 51.999, lo que supuso un 28,9% menos que en 2016, de las cuales el 52,3% correspondió a ejecuciones hipotecarias de viviendas.

Según los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 76,2% de las viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria (10.749) fueron viviendas habituales en propiedad, un 49,4% menos que en 2016. Por su parte, 3.353 viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria iniciada no eran residencia habitual de los propietarios, un 43,6% menos.

El 17,0% de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas fueron nuevas (-13,3%) y el 83,0% usadas, bajando un 37,3%.

Por comunidades autónomas, el 0,28% de las hipotecas constituidas sobre viviendas en el periodo 2003-2016 iniciaron una ejecución hipotecaria en el año 2017. Región de Murcia (0,43%), Andalucía y Comunitat Valenciana (ambas con 0,42%) registraron los valores más altos.

Por el contrario, País Vasco (0,05%), Comunidad Foral de Navarra (0,12%) y Principado de Asturias y Castilla y León (ambas con 0,16%) presentaron los más bajos.