La Industria 4.0 supone una nueva revolución industrial 

Se trata de una industria inteligente que organiza de manera diferente los medios de producción, interconectando, automatizando y optimizando muchos procesos, e incorporando tecnología para ser más flexible, eficiente y conseguir mayor competitividad. Sin embargo, la industria andaluza no está, de momento, aprovechando suficientemente la oportunidad que supone la implantación de tecnologías habilitadoras para ser más competitivos. Como ejemplo, según un informe de Siemens, el 95% de los datos de los que dispone la industria no se están usando para generar valor añadido. La aplicación de las TIC a la industria permitiría avances como adaptar con exactitud la producción a la demanda, adelantarse al fallo de las máquinas, reducir inventario y costes logísticos o ajustar el consumo energético a un nivel óptimo de eficiencia.

En Andalucía, aunque hay ejemplos de grandes industrias altamente tecnológicas que ya se encuentran en una fase más avanzada, la implantación de las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 todavía es algo incipiente. Existen estrategias tanto a nivel nacional como regional focalizadas en impulsarla, en un contexto en el que la Comisión Europea ha fijado como objetivo que la contribución del sector industrial al PIB europeo alcance el 20% en el año 2020.

Según el informe Industria 4.0 de PwC, la digitalización puede suponer para las empresas un incremento medio anual de la facturación del 2,9% en los próximos cinco años y una reducción media de costes del 3,6%. Los beneficios de la digitalización de la industria son innegables, pero la evolución de las factorías actuales no es una tarea sencilla.

Una importante barrera de acceso es la notable inversión económica necesaria para llegar a la digitalización completa, mientras que los beneficios en productividad y eficiencia se perciben a medio y largo plazo. Por ello, juega un papel fundamental la colaboración con consultoras tecnológicas y empresas TIC especializadas en transformación digital; que pueden ayudar no solo a dotar a la fábrica de una estrategia escalonada de digitalización para minimizar el impacto económico, sino a la formación y capacitación de las personas que forman parte de este proceso. Otra vía de aceleración de la implantación de la Industria 4.0 es la cooperación con los investigadores andaluces de excelencia en las diferentes tecnologías habilitadoras, como Big Data, IoT, Realidad Aumentada, robótica, Inteligencia Artificial, fabricación aditiva o ciberseguridad.

CTA lleva ya varios años apoyando y financiando proyectos de introducción de TIC a diferentes sectores industriales. Solo en los cinco últimos años, hemos financiado más de 50 proyectos relacionados con industria 4.0 que movilizan algo más de 30 millones de euros de inversión privada. Entre los miembros de CTA, contamos con empresas tecnológicas capaces de proveer de esas tecnologías habilitadoras como GMV, Singular, Tier1, Wellness Telecom, Isotrol, Ontech, SHS consultores, Dekra o Indra, entre otras. Por la parte industrial, también contamos con empresas industriales que ya han desarrollado proyectos en este ámbito como Airbus, Cepsa o Ghenova.

En definitiva, en Andalucía existen capacidades tecnológicas para afrontar el reto del salto digital en la industria como una oportunidad para fortalecer este sector en la economía regional.

 

Fabián Varas

Director Técnico de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

 

Artículo incluido en el número de marzo de la revista Agenda de la Empresa