IDEAS

Evolución del sector de energías renovables y perspectivas actuales

Jorge Jiménez & Pablo Beivide. Axis Corporate

La tendencia generalizada de la disminución de los costes globales de generación de electricidad procedente de energías renovables[1], han situado actualmente a estas fuentes en niveles de competitividad similares a las de generación fósil. Además, las previsiones[2] para los próximos años confirman esta tendencia a la baja, pudiéndose llegar a situar, algunas tecnologías renovables, por debajo incluso de los costes de las energías fósiles.

Las cuatro palancas fundamentales que han permitido la reducción generalizada de los costes han sido las siguientes: (1) El continuo desarrollo y mejoras tecnológicas, (2) los procesos de contratación competitivos, (3) la experiencia acumulada de promotores y otros actores a nivel internacional, y (4) el acceso al crédito y el capital mediante mecanismos de financiación cada vez más eficientes. Estos cuatro elementos han posibilitado un nivel de penetración de las fuentes renovables en el mix energético global cada vez mayor durante la última década.

Las recientes subastas para proyectos fotovoltaicos en 2016 y 2017 en Dubái, México, Perú, Chile y Arabia Saudí han generado récords de precios bajos. Un fenómeno similar se ha producido en las últimas subastas para proyectos eólicos onshore celebradas en países como México, Brasil, Canadá, Alemania, India y Marruecos entre otros, situando los precios a nivel global en 2017 a valores cercanos a los USD 0.05/KWh2.

En definitiva, los mecanismos diseñados para la participación en las subastas, basados en ofertar precios prefijados de venta de la energía para toda la vida operativa a través de PPAs (Power Purchase Agreements), han sometido a los proyectos a un escenario con fuertes presiones de abaratamiento de los costes. Por tanto, se deben presentar ofertas lo más competitivas posibles para adjudicarse los MW subastados, y a su vez asegurar la rentabilidad necesaria para la viabilidad de los proyectos.

Para que dichos proyectos puedan llegar a ser viables y generar valor con precios cada vez más bajos se deben cumplir ciertas condiciones, a saber: Disponer de un marco legal y político adecuados, disponer de suficiente conocimiento y experiencia técnica local en el ámbito de la ingeniería civil, eléctrica y de infraestructuras, etc., disponer de costes de desarrollo y de acceso al crédito y a la financiación moderados, y haber realizado una selección de emplazamientos y análisis del proyecto adecuados de forma que el recurso energético sea abundante y apropiado.

Análisis del sector en España

En España, las recientes subastas renovables celebradas en 2017 y en 2018 están reactivando el sector después de un largo periodo de estancamiento. Los objetivos marcados por la UE de alcanzar el 20% de generación procedente de renovables en 2020 (y del 32% para 2030), y el contexto internacional para la transición a un nuevo modelo energético, son los principales impulsores de estas iniciativas.

A pesar de la existencia todavía de cierta inseguridad jurídica y las críticas de los principales agentes y organismos del sector al modelo de subastas, España sigue ofreciendo un escenario atractivo para los inversores y buenas perspectivas de futuro, debido principalmente a los siguientes factores:

  1. Gran conocimiento técnico y madurez industrial: España fue un país pionero en el impulso de las renovables desde 2007 y hasta 2010-2012, cuando la industria a nivel global era significativamente menos madura que en la actualidad. Todavía hoy sigue siendo líder en términos de capacidad instalada total. En definitiva, la trayectoria de España y su evolución en el sector, a pesar del freno al crecimiento sufrido en los últimos años, han posibilitado el desarrollo de grandes compañías multinacionales con conocimiento global en toda la cadena de valor.
  1. Estabilidad política al encontrarse dentro del marco de la UE: Tal y como ya se ha mencionado, la estabilidad geopolítica es fundamental para asegurar el éxito debido al marco temporal de largo plazo de los proyectos. En este sentido, la pertenencia a la UE supone, de por sí, una garantía de estabilidad.
  1. Abundancia de recursos renovables (solar y eólico especialmente): España dispone, en múltiples áreas y regiones, de muchas horas de sol (altos niveles de radiación) y de un recurso eólico abundante y estable.
  1. Coste de la inversión moderado: Esencialmente la madurez tecnológica y la experiencia en el sector de las distintas compañías y organismos, junto con un nivel de costes de contratación versus conocimiento relativamente bajo, posibilitan unos costes de inversión moderados.
  1. Tendencia a un escenario con mayor seguridad jurídica: La inestabilidad legislativa ha sido la principal causa de freno al crecimiento del sector en España durante la última década, al provocar ésta gran desconfianza en los inversores. Sin embargo, a medida que se consolide la reactivación del sector, y a pesar de dicha inestabilidad normativa sufrida a lo largo de los últimos años, es de esperar que se tienda a un escenario con una mayor seguridad y estabilidad jurídica en el largo plazo.
[1] Fuente: International Energy Agency (IEA). World Energy Outlook (2017).
[2] Fuente: IRENA (2018), Renewable Power Generation Costs in 2017. International Renewable Energy Agency, Abu Dhabi. ISBN: 978-929260-040-2.

 

Jorge Jiménez & Pablo Beivide 

Axis Corporate