TECNOLOGÍA

Angel, Lares y Teia, las nuevas cámaras inteligentes de SPC

SPC, continuando con su objetivo de ofrecer productos inteligentes para el hogar con su nueva gama Smart Home, ha lanzado una línea de cámaras de vigilancia.

Angel, Lares y Teia, que están especialmente concebidos para proteger a los más vulnerables -niños o personas ancianas-, aunque sus aplicaciones van más allá: se pueden utilizar para garantizar la seguridad en el hogar o en la oficina, para estar en contacto directo con otras personas o supervisar situaciones y espacios que lo requieran.

Ambas referencias son compatibles con Android, iOS, Amazon Alexa, Google Assistant y IFTTT; y se controlan fácilmente desde el teléfono o tablet a través de la aplicación SPC iOT -disponible para Android y iOS-.

Un baby monitor en la pantalla del smartphone

Angel (69,90 euros) es una cámara de videovigilancia para interiores que cuenta, además, con micrófono integrado. Se conecta a la red WiFi doméstica y es capaz de enviar alarmas de ruidos, objetos y personas, grabar vídeos y mostrar en directo lo que está pasando en su radio de cobertura, tanto en imagen como con audio.

Se puede mover manualmente en ambos ejes para ajustar el ángulo de visión -de 115 grados-. También dispone un alcance de 10 metros de distancia y notifica los cambios de temperatura y humedad. Respecto a la cámara de vídeo, tiene una calidad de 1080p con resolución 1920×1080, además de integrar visión nocturna y detección de ruido y movimiento.

En cuanto al almacenamiento, el usuario tiene la posibilidad de usar una tarjeta MicroSD -de hasta 128 GB- como soporte, grabar en el smartphone o almacenarlo en la nube.

La cámara con visión nocturna

Lares (34,90 euros) es la cámara de videovigilancia más asequible de la compañía, que también incorpora detección de movimiento y visión nocturna. El dispositivo graba en calidad HD 720p con resolución 1280×720, con sonido gracias a su micrófono incorporado. También dispone de Campo de visión diagonal de 115 grados y conectividad WiFi para poder conectarla al router, al PC u otros dispositivos. 

En cuanto al almacenamiento, el usuario tiene la posibilidad de usar una tarjeta MicroSD -de hasta 128 GB- como soporte, grabar en el smartphone o almacenarlo en la nube. 

Máxima seguridad con total cobertura visual  

Teia (59,90 euros) es una cámara WiFi para situarla en el interior del hogar para lo cual hace uso de una base que permite situarla sobre cualquier mueble o superficie. Realiza grabaciones HD 720p con resolución 1280×720 e integra visión nocturna y detección de movimiento.

Permite obtener una visión de 360 grados y dispone de control remoto en todas las direcciones -arriba, abajo, izquierda, derecha- de forma que con una sola pasada se abarca toda una habitación.

Al igual que la anterior referencia, el usuario tiene la posibilidad de usar una tarjeta MicroSD -de hasta 128 GB- como soporte, grabar en el teléfono o almacenarlo en la nube.