Esta aplicación permite a streamers y jugadores de esports vender interacciones a sus fans para monetizar su actividad

Los emprendedores valencianos de Streamloots han levantado 500.000 euros en su primera ronda de financiación.

En esta ronda seed han participado algunos fondos de Silicon Valley entre ellos Adam Draper con BoostVC, algunos socios de Deloitte y Bbooster Dyrecto, entre otros. Esta financiación se destinará a seguir ampliando el equipo tanto en Valencia con nuevos desarrolladores como en Estados Unidos ampliando nuestro equipo de ventas allí para poder seguir creciendo en el mercado americano.

“El equipo ha crecido mucho en los últimos meses duplicando el número de empleados. Hemos pasado de 5 personas a 10, habiendo 8 personas en Valencia, una en Estados Unidos y otra en México. Ahora nuestro objetivo es seguir contratando a nuevo personal para seguir creciendo. Actualmente necesitamos nuevos desarrolladores en Valencia y comerciales en Estados Unidos”, explica Alberto Martínez, CEO de Streamloots.

Streamloots llegó a Silicon Valley (California) la pasada primavera tras recibir inversión del fondo de Adam Draper, financiador de empresas como Coinbase y Tezos. El proyecto comenzó con una inversión del CEO de Godsent, uno de los equipos de Esports más grandes de Europa; inversores de Reino Unido y Corea del Sur.

“Para competir en un mercado global es necesario llegar a nuevos mercados. Esta ronda de financiacción nos abre nuevas puertas y vamos a aprovecharlo para seguir creciendo en equipo y mercados. Comenzamos en Valencia, nuestra llegada a Estados Unidos fue un gran hito para el proyecto y ahora también estamos en México”, expone Martínez.

Streamloots empezó su actividad en enero de este 2018 en España y sus streamers ya están presentes en más de 25 países, ya son más de 1.500 streamers los que están monetizando su actividad gracias a esta solución valenciana.

Esta app española permite a los streamers o jugadores de Esports monetizar su actividad online. Los jugadores de Esports o streamers pueden vender interacciones a sus fans: desde jugar una partida con ellos, hasta recibir una clase por Skype o hacer que el jugador cante en directo o juegue disfrazado.

“A muchas personas les cuesta ver que haya usuarios pagando para que sus estrellas hagan ese tipo de cosas, pero hay que entender que los Esports nacen como parte de la nueva cultura de Internet y de la Era Digital, en la que las reglas, de lo que es ‘normal’ y lo que no, han cambiado completamente”, explica el CEO de la compañía. “Los jugadores de Esports ya no son los típicos nerds que muchas personas tienen en mente”, explica Martínez, “se han convertido en auténticas estrellas con millones de fans dispuestos a comprar cualquier cosa que venga de ellos”.

Streamloots cuenta con más de 100.000 usuarios registrados en la plataforma y, en total, ya han aparecido más de un millón de cartas entre todos los cofres abiertos. Gracias a su innovador sistema de monetización, hay streamers que han consiguiendo profesionalizar su actividad y vivir económicamente de hacer streaming gracias a Streamloots.