ADMINISTRACIÓN

Andalucía aumenta hasta los 165 millones la orden de incentivos al desarrollo industrial

andalucía agencia idea industria

El BOJA publica la ampliación en 19,9 millones del presupuesto

El Programa de subvenciones destinadas para el desarrollo industrial, la mejora de la competitividad, la transformación digital y la creación de empleo en Andalucía contará con 19,9 millones de euros más, que se suman a la dotación inicial de 145 millones de euros con los que ya contaba esta línea de incentivos destinada a las empresas, alcanzando los 164,96 millones de euros.

El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) esta ampliación de presupuesto para el programa que se desarrollará durante el periodo 2017-2020, y que cuenta con cofinanciación europea a través del FEDER.

Diseñado y gestionado por la Agencia de innovación y desarrollo de Andalucía (IDEA), adscrita a la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, esta línea de incentivos también amplía su plazo de presentación de solicitudes hasta el 30 de septiembre de 2020.

La orden de ayudas tiene como objetivo favorecer el fortalecimiento de la industria, la creación y el crecimiento de empresas generadoras de empleo y el impulso de la innovación productiva en los ámbitos de la especialización inteligente y la incorporación de servicios avanzados para la gestión empresarial, la dinamización empresarial y la cooperación.

Establece cinco líneas de acción: creación de actividad económica, mejora de la competitividad de empresas, proyectos altamente generadores de empleo, incorporación de servicios avanzados para la gestión empresarial e iniciativas de dinamización empresarial, y fomento de la transformación digital de las pymes.

Podrán beneficiarse de este programa las empresas, preferentemente las pymes del sector industrial y tecnológico, que lleven a cabo proyectos que contemplen inversiones en activos fijos o gastos en servicios avanzados prestados por entidades especializadas, que puedan encuadrarse en alguno de los objetivos previstos en las distintas líneas de acción de esta convocatoria y que reúnan los requisitos establecidos en la Orden reguladora.

También podrán ser beneficiarias las asociaciones de empresas y las fundaciones que realicen por sí mismas actividades económicas y que sus fines o beneficiarios tengan relación con el ámbito empresarial o con el fomento de la actividad económica, para determinados tipos de proyectos de incorporación de servicios avanzados.

El porcentaje de subvención puede superar el 70%, dependiendo del tamaño de la empresa y del régimen de ayudas aplicable en cada caso, partiendo de porcentajes mínimos de inversión que van desde el 15%, para determinados proyectos de las grandes industrias, hasta el 50% en los proyectos de transformación digital de las pymes.

Estos porcentajes se pueden incrementar si, además, se cumple algunas características adicionales, como la generación neta de empleo indefinido; que se trate de un proyecto innovador; que contribuyan al desarrollo de la Estrategia de innovación de Andalucía 2020 (RIS3 Andalucía); que pertenezcan a sectores de alta y media-alta tecnología; que sean proyectos de economía social; que sean proyectos de colectivos prioritarios (menores de 35 años y/o mujeres y/o parados de más de 45 años de edad, que lleven más de 2 años sin trabajar y/o egresados o doctores retornados del extranjero cuya estancia formativa y/o laboral en el extranjero haya sido superior a seis meses continuados); se ubiquen en Espacios de Innovación o que se trate de spin-off industriales o tecnológicas.

Ayudas a la investigación industria y la innovación

Asimismo, el tejido empresarial andaluz tiene a su disposición la Orden destinada a la investigación industrial, el desarrollo experimental y la innovación empresarial, dotada con 119 millones de euros y que tiene como objetivo promover la investigación, el desarrollo y la innovación empresarial en Andalucía.

Además de la concurrencia competitiva, las novedades más destacadas de esta nueva orden son la simplificación de los criterios de valoración de los proyectos y de los procesos de justificación de las inversiones; la incorporación de nuevas tipologías de proyectos; el pago de las ayudas por hitos; la optimización de los regímenes de ayudas para poder conceder incentivos de hasta el 75% de la inversión subvencionable; y el desarrollo de nuevas fórmulas que permitan la complementariedad con otras fuentes de financiación públicas.

La orden fija tres líneas de apoyo diferentes: Programa de Apoyo a la I+D+i Empresarial; Programa de Fomento de la I+D+i Internacional y el Programa de Liderazgo en Innovación Abierta, Estratégica y Singular.