DestacadosECONOMIA

La Comisión Europea rebaja sus previsiones para España al 2,1% este año

previsiones ce

“Existe un alto grado de incertidumbre en torno a las perspectivas económicas y las previsiones están sujetas a riesgos a la baja considerables”

La Comisión Europea ha rebajado una décima su previsión de crecimiento para España en 2019, hasta el 2,1% como en 2020, al 1,9%, según sus previsiones macroeconómicas de invierno.

A nivel europeo, prevé que el PIB de la zona del euro crezca un 1,3% en 2019 y un 1,6% en 2020 (previsiones de otoño: 1,9% en 2019; 1,7% en 2020). La previsión de crecimiento del PIB de la UE también se ha revisado a la baja, al 1,5% en 2019 y al 1,7% en 2020 (previsiones de otoño: 1,9% en 2019; 1,8% en 2020).

Por su parte, con las hipótesis sobre los precios del petróleo para este año y el año próximo inferiores a las de otoño, la inflación de la zona del euro se moderará al 1,4% en 2019, antes de repuntar ligeramente hasta el 1,5% en 2020. En el caso de la UE, se prevé que la inflación media sea del 1,6% este año y, a continuación, repunte hasta el 1,8% en 2020.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente responsable del Euro y el Diálogo Social, así como de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha explicado que “se prevé que todos los países de la UE sigan creciendo en 2019, lo que significa más empleo y prosperidad. Sin embargo, nuestras previsiones se han revisado a la baja, sobre todo en el caso de las mayores economías de la zona del euro. Esto refleja factores externos como las tensiones comerciales y la ralentización de los mercados emergentes, especialmente en China. En algunos países de la zona del euro está volviendo la preocupación por el vínculo entre bancos y emisores soberanos y la sostenibilidad de la deuda. La perspectiva de un brexit perturbador genera aún más incertidumbre. Ser consciente de estos riesgos crecientes representa ya una gran parte de la solución. La otra parte es elegir la combinación adecuada de estrategias, tales como facilitar la inversión, redoblar los esfuerzos por llevar a cabo reformas estructurales y aplicar políticas presupuestarias prudentes”.