DestacadosEMPRESAS

CaixaBank lanza su primera línea de crédito para combatir el cambio climático

caixabank bei

 A través del programa específico del BEI para financiar la acción por el clima

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y CaixaBank dan un nuevo paso para contribuir a financiar, de forma conjunta, proyectos enfocados a la lucha contra el cambio climático. Gracias a esta cooperación, CaixaBank ha lanzado, a través del programa BEI Acción Climática, una nueva línea de crédito de hasta 30 millones de euros para impulsar proyectos que ayuden a combatir el cambio climático. Por primera vez, CaixaBank destina parte de estos fondos del BEI a financiar proyectos de particulares.

El acuerdo firmado entre ambas entidades tiene como objetivo facilitar la financiación de las inversiones destinadas a la mitigación del cambio climático. Esta línea de eco-créditos BEI-CaixaBank está dirigida tanto a particulares como a autónomos, pymes, midcaps y entidades del sector público.

El límite de crédito que se ha establecido es de 12,5 millones para pymes y particulares y un máximo de 25 millones para midcaps. El plazo de amortización es entre 2 y 8 años, con la posibilidad de activar una carencia de 12 meses.

Apoyo a las energías renovables y financiación para particulares

Además, el BEI y CaixaBank han firmado una segunda operación de 35 millones destinada a financiar el Proyecto Eólico Goya, que contribuirá a la construcción de nueve parques eólicos en Aragón con una capacidad instalada total de 303 MW. El BEI participa en la financiación de este proyecto con otro préstamo de 50 millones otorgada en 2018 a la compañía española Forestalia Renovables bajo el marco del Plan de Inversiones para Europa.

Gracias al apoyo del BEI, CaixaBank podrá dedicar en total 65 millones para apoyar proyectos respetuosos con el clima, que fomenten el uso de la energía renovable, y también para aquellos que contribuyan a la rehabilitación de edificios (actuaciones relacionadas con la iluminación, electrodomésticos, calefacción…) o a la adquisición de vehículos eléctricos o híbridos (siempre que sus emisiones de CO2 sean menores de 75 g/km).