EMPRESAS

El Consorcio Europeo ECO-GATE lanza la marca “ECO-G” como distintivo único para el gas natural en la movilidad

consorcio ECO-GATE

Hace referencia a las características del gas natural como combustible ecológico y económico

El Consorcio Europeo ECO-GATE, co-financiado por la Unión Europea y liderado por NEDGIA, la distribuidora de gas del grupo Naturgy, ha presentado la marca ECO-G, que ha diseñado como distintivo único para renombrar el gas natural vehicular.

En un escenario en el que los combustibles derivados del petróleo todavía son mayoría, la nueva marca gira sobre la idea de “ecología inteligente”: el gas natural es la alternativa ecológica, económica y de presente más idónea para fomentar la movilidad sostenible, tanto terrestre como marítima.

Con un diseño moderno y con mucha personalidad, la marca ECO-G cuenta con una tipografía singular que le permite adaptarse a las formas orgánicas de una hoja. El diseño lo ha realizado la consultora de branding Soulman Insightful Thinking, que también es socia del consorcio europeo.

Con esta nueva marca, ECO-GATE pretende unificar las diferentes formas con que se viene nombrando a la tecnología que utiliza el gas natural en su función de combustible para movilidad terrestre y marítima. De esta forma, ECO-G funcionará como sello de denominación y la marca podrá ser utilizada por fabricantes de vehículos terrestres o marítimos, usuarios de vehículos y empresas tecnológicas, comercializadoras y distribuidoras en el sector de la movilidad con gas natural.

Energía de presente y de futuro para la movilidad

ECO-G es una tecnología limpia que reduce hasta casi cero las emisiones contaminantes que afectan a calidad del aire en las ciudades: hasta un 100% las emisiones de NO2 y más del 95% de las partículas sólidas. Además, reduce en un 50% la emisión sonora y las vibraciones frente a los motores diesel. Y si hablamos de gas renovable, las emisiones de CO2 son neutras: reducción del 100%.

De todos los combustibles alternativos, ECO-G es el único que cuenta con soluciones desarrolladas y operativas para todas las necesidades de movilidad, desde los turismos para los desplazamientos urbanos hasta el transporte de larga distancia (internacional), sin perder prestaciones ni autonomía.

Además de beneficios ambientales, la movilidad sostenible con gas natural conlleva importantes ahorros en combustible (50% frente a la gasolina y 25% frente al diésel). Por ejemplo, un vehículo ligero puede recorrer con 20 euros 275 kilómetros con gasolina, 375 con diésel y 555 kilómetros con ECO-G.

Su uso está muy extendido, desde hace décadas, por todo el mundo, especialmente en Latinoamérica y Europa, como en Italia, con más de 1 millón de vehículos y más de 1.100 estaciones, o Alemania, con cerca de 100.000 vehículos y casi 1.000 gasineras. En nuestro país, en 2018 se matricularon 5.745 nuevos vehículos a gas natural (un 146% respecto a 2017) y el parque automovilístico superó las 14.200 unidades (un 68% más que el año anterior).