Debido principalmente al efecto de incluir la deuda New Money 2 y Old Money a valor de reembolso

El resultado neto de Abengoa en 2018 registró una pérdida de 1.498 millones de euros, debido principalmente al efecto de incluir la deuda New Money 2 y Old Money a valor de reembolso, parcialmente compensados por la venta de Atlantica Yield.

Según ha señalado la compañía, “el efecto será revertido al finalizar la reestructuración financiera y la deuda volverá a registrarse a valor razonable”.

El Ebitda fue de 188 millones, una importante mejora en rentabilidad respecto a 2017, debido a una mayor rentabilidad en ciertos proyectos, la reducción de gastos generales y menor ajustes por gastos de asesores relacionados con el proceso de reestructuración financiera, que en 2018 sumaron 28 millones en comparación con 52 millones en 2017.

Las ventas alcanzaron 1.303 millones, una reducción con respecto a 2017 debido a la finalización de algunos proyectos, así como al retraso en el inicio de proyectos contratados a finales de 2017 y principios de 2018.

El endeudamiento financiero bruto asciende a 5.656 millones, incluyendo 929 millones que corresponden a deuda de sociedades clasificadas como mantenidas para la venta, y 320 millones de financiación de proyectos. De los 4.407 millones restantes de deuda financiera corporativa bruta, 200 millones están registrados a largo plazo y 4.207 millones a corto plazo, en aplicación de lo establecido en la normativa contable, debido al default técnico incurrido al haber firmado el acuerdo Lock-up (Lock-up Agreement) con los acreedores financieros.