Huawei ha presentado una queja en un tribunal federal de Estados Unidos donde “busca una sentencia declaratoria de que las restricciones dirigidas a Huawei son inconstitucionales y un recurso permanente contra estas restricciones”.

Según ha anunciado la compañía, la demanda, presentada ante el Tribunal del Distrito de Plano, en Texas, apunta que la no solo prohíbe a todas las agencias del Gobierno de los EE. UU. comprar equipos y servicios de Huawei, sino que también les impide contratar o otorgar subvenciones o préstamos a terceros que compran equipos o servicios de Huawei, sin ningún proceso ejecutivo o judicial.

Song Liuping, el Director Jurídico de Huawei, subrayó que “la Sección 889 se basa en numerosas proposiciones falsas y no probadas. Contrariamente a la premisa del estatuto, Huawei no es propiedad, ni está controlada, ni está influenciada por el gobierno chino. Además, Huawei tiene un excelente registro y programa de seguridad. No se ha ofrecido evidencia contraria”.