Entre enero y marzo de 2019, el Grupo BBVA ganó 1.164 millones de euros, un 9,8% menos que en el mismo periodo del año anterior y un 16,2% más que en el trimestre precedente, a tipos de cambio corrientes.

Excluyendo de la comparativa los resultados de BBVA Chile del primer trimestre del año 2018 (desinversión realizada en julio de 2018), el resultado fue un 7,7% inferior (-6,0% en euros constantes).

Excluyendo a la filial chilena, el margen de intereses avanzó un 5,8% (+9,5% en términos constantes), hasta 4.420 millones. Por su parte, las comisiones se mantuvieron prácticamente planas en términos interanuales (-0,6% a tipos corrientes), aunque se incrementaron un 2,6% sin tener en cuenta la variación de los tipos de cambio. Ambas líneas juntas, consideradas los ingresos recurrentes del negocio bancario, crecieron un 8,0% interanual, si se excluye la variación de las divisas.

Los resultados por operaciones financieras (ROF) aumentaron un 8,7% (+13,5% en euros constantes). De esta forma, el margen bruto se situó un 3,3% por encima del mismo periodo del año anterior, un avance que en términos constantes fue del 7,0%, hasta alcanzar 6.069 millones.

El ratio de capital CET 1 ‘fully-loaded’ mostró una gran resistencia. Una vez absorbido todo el impacto de la norma NIIF 16, que entró en vigor a comienzos de año, el ratio CET 1 ‘fully-loaded’ se situó en el 11,35% en marzo.

Cambios en el consejo de administración

El Consejo de Administración también ha aprobado el nombramiento de José Miguel Andrés Torrecillas como vicepresidente. En su lugar, Juan Pi Llorens asume el cargo de consejero coordinador.

Además, ha aprobado la redistribución de funciones entre algunas comisiones y la adaptación de sus denominaciones a estos cambios. Los asuntos relacionados con cumplimiento ahora se tratarán en la Comisión de Riesgos y Cumplimiento, mientras que los temas de gobierno corporativo se incluirán en la Comisión de Nombramientos y Gobierno Corporativo.