Un paquete de dimensiones sin precedentes para apoyar el sistema de salud, los despidos, la liquidez de las empresas y el Fondo para un plan de reactivación

Después de 16 horas de negociaciones, el presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, anunció el acuerdo: “El paquete que hemos aprobado hoy tiene un tamaño cercano al 4% del PIB europeo, además de los estabilizadores automáticos que son bastante poderosos para proteger las economías europeas en caso de crisis. Esto no tiene precedentes. Nunca, jamás, reaccionamos tan rápidamente a una crisis como esta”.

Centeno especificó que el único requisito para acceder al dinero es que se debe gastar en conceptos “relacionados con la salud, con la cura y la prevención”.

El Eurogrupo superó las profundas diferencias, y una posible gran división dentro de la UE, para acordar estas medidas; por otra parte, Francia, España e Italia, grandes defensores de la solidaridad, consiguen su objetivo de obtener ayuda sin más condiciones ni austeridad.

El Eurogrupo ha logrado este acuerdo sobre la base de un documento previo pactado entre Francia, Alemania, España, Italia y Países Bajos. Los ministros pactaron un texto sin menciones a condicionalidad macroeconómica en las líneas de crédito, pero tampoco ninguna referencia a la emisión de deuda conjunta para la fase de recuperación.

Con 190.000 millones como red de seguridad para los trabajadores, 200.000 para las empresas y 240.000 para los países, la Eurozona espera evitar una segunda gran crisis en poco más de una década.