“Una vulnerabilidad que podría poner en peligro la recuperación si el apetito por el riesgo de los inversionistas se desvanece”

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha destacado este jueves que, en un entorno de gran incertidumbre, observa una “desconexión” entre los mercados financieros y la evolución de la economía real, “una vulnerabilidad que podría poner en peligro la recuperación si el apetito por el riesgo de los inversionistas se desvanece”.

En su informe sobre estabilidad financiera mundial, recuerda que los precios de los activos de riesgo han repuntado tras la “estrepitosa caída sufrida a principios de año”, mientras que las tasas de interés de referencia han disminuido, “provocando una distensión general de las condiciones financieras”.

“Las rápidas y enérgicas medidas adoptadas por los bancos centrales para abordar la fuerte tensión en el mercado han apuntalado la actitud del mercado, incluso en los mercados emergentes, donde varios países han recurrido por primera vez a las compras de activos, lo que ha contribuido a la distensión de las condiciones financieras”, apunta el informe.

Además, alerta de que otras vulnerabilidades del sistema financiero podrían materializarse debido a la pandemia de COVID-19. “Los elevados niveles de deuda podrían tornarse inmanejables para algunos prestatarios, y las pérdidas provocadas por las insolvencias podrían poner a prueba la resiliencia de los bancos en algunos países” advierte, añadiendo que “algunas economías de mercados emergentes y preemergentes se enfrentan a riesgos de refinanciación, y algunos países apenas tienen acceso a los mercados”.

“Las autoridades, además de seguir apoyando la economía real, deben vigilar de cerca las vulnerabilidades financieras y salvaguardar la estabilidad financiera”, aconseja.