Para evitar más destrucción de empleo

Andalucía registra un total de 966.504 parados en el mes de noviembre. Son 1.097 personas más sin empleo en nuestra Comunidad, lo que representa una subida del 0,11% respecto a octubre. En términos interanuales, Andalucía cuenta con 171.889 desempleados más. “Estamos, por tanto, ante una subida del paro del 21,63% respecto a noviembre de 2019”, apuntan desde la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). Así, el incremento del paro en Andalucía es más acentuado que a nivel nacional. En España, con un total de 3.851.312 desempleados, la subida del paro es de 653.128 personas respecto a noviembre del año pasado (+20,42%).

En total son 90.153 las personas en ERTE en este momento en Andalucía. De ellas, 46.110 figuran como acogidas a las nuevas modalidades de ERTE que entraron en vigor el pasado 1 de octubre (RDL 30/2020).

Almería, Córdoba, Granada y Jaén presentan un descenso del paro en el último mes, destacando en esta última provincia el descenso en el sector agrícola, con 3.387 parados menos.

A la luz de estos datos de SEPE de noviembre, la crisis económica derivada de la pandemia sigue proyectándose “de manera contundente” en el mercado de trabajo andaluz. El aumento del paro es “significativo” en los sectores productivos más sensibles a las medidas restrictivas de las administraciones para el control de la COVID-19: Comercio, Hostelería y Servicios en general acusan una sangría de destrucción de empleo. Destaca igualmente la pérdida de actividad e ingresos en el colectivo de los autónomos.

El instrumento de los ERTE, tanto los prorrogados como los que entraron en vigor el 1 de octubre por causa de limitación o impedimento en el normal desarrollo de la actividad, sigue siendo crucial. Es una medida paliativa de primera necesidad que, sin duda, habrá que renovar o ampliar en el futuro.

Desde CEA insisten en que la protección de la salud de los ciudadanos es el objetivo central en la actual coyuntura. “Solo el control de la pandemia garantiza el avance hacia la recuperación de nuestra economía y el empleo. A la vez, el equilibrio en las empresas andaluzas y la garantía de cierta certidumbre para el tejido productivo es fundamental para evitar efectos irreversibles de esta crisis en las economías domésticas”, argumentan.

CEA aboga por continuar trabajando en medidas consensuadas entre la Administración y los agentes sociales para modular las restricciones en el ámbito empresarial, “evitando así una mayor destrucción de puestos de trabajo”. Al mismo tiempo, apela a las administraciones “al fomento de medidas de carácter social con las que atajar los comportamientos irresponsables perjudiciales para el control de la pandemia y detectados ámbitos ajenos al empresarial”.