EMPRESAS

El 73% de las empresas de alimentación rebaja su carga fiscal

La mayoría de las grandes empresas del sector de la alimentación en España se benefician de algún tipo de rebaja fiscal por dedicar recursos a la innovación. Un 73% de las grandes empresas de este sector utilizan alguna de las diferentes posibilidades ofrecidas por la Hacienda Pública para rebajar su carga impositiva. Así lo ha confirma un estudio realizado por la consultora especializada en optimización de costes Lo wendalmasaï, realizado a través de una encuesta a 120 empresas innovadoras de varios sectores, un 75% con una facturación superior a los 100 m. de €

Para Laura Delgado, experta en Financiación de la Innovación de la consultora Lowendalmasaï “las ayudas indirectas se han revelado como una de las herramientas más utilizadas por todo tipo de empresas, y la mayoría reinvierte en sus propias actividades investigadoras los ahorros obtenidos por esta más baja fiscalidad”. La experta comenta que esta práctica es mayor en el sector alimentario que en otros sectores: “Las empresas españolas del sector de la alimentación han mostrado su preferencia por las rebajas fiscales existentes por este concepto frente a las ayudas directas, aunque más de la mitad de las empresas encuestadas, en torno al 60%, también solicita y obtiene subvenciones de las administraciones regionales y nacionales”.

Para Laura Delgado, esta preferencia de las empresas españolas por financiar su innovación con ayudas indirectas está relacionado con que España es uno de los países europeos en donde más se han primado estas políticas de rebajas fiscales y este tipo de apoyo a la innovación está siendo muy empleado por las grandes rentabilidades que permite.

Otros incentivos infrautilizados

La encuesta remitida por la consultora identifica un total de 7 tipos de incentivos a la innovación repartidos dentro tres grupos: deducciones fiscales, subvenciones, y ayudas al personal investigador. El primer grupo incluye deducciones por I+D+I, Patent Box y amortización acelerada; el segundo, ayudas regionales, nacionales e internacionales; y el tercero comprende subvenciones del programa INNCORPORA. Pese a la existencia de este amplio abanico de posibilidades las empresas alimentarias sólo utilizan 4 de ellos: deducciones I+D, ayudas regionales y nacionales y escasamente el Patent Box.

Laura Delgado explica esta infrautilización de muchos de los incentivos a la innovación por la complejidad de gestión de los mismos: “La justificación y tramitación administrativa de muchas de estas herramientas requiere un conocimiento profundo y exige destinar recursos a su gestión por lo que muchas empresas se centran en aquellos mecanismos menos complejos y de más ágil tramitación”. Y añade: “a veces es una lástima porque con una correcta gestión del conjunto de incentivos las empresas podrían conseguir más recursos para innovar, algo fundamental para seguir manteniendo los altos estándares de calidad alcanzados por la industria alimentaria española”.

Patent Box

Otro de los datos del estudio resaltado por la experta en financiación de la innovación es la escasa utilización del Patent Box. Para Delgado este incentivo fiscal, es uno de los que debería ser más utilizado por un mayor número de empresas de este sector. La experta explica que podría proporcionar mayores recursos a las empresas alimentarias vía desgravaciones del Impuesto de Sociedades ya que este mecanismo permite una rebaja del 50% de la base imponible de los ingresos declarados por la cesión intragrupo de determinados activos intangibles (Know How).  Delgado: “es uno de los incentivos menos utilizados y sin embargo puede reportar interesantes rebajas fiscales, su complejidad de tramitación hace que sea uno de los más desconocidos en este y en otros sectores, sin embargo en Lowendalmasaï tenem os la experiencia de sorprender gratamente a nuestros clientes tras comprobar los resultados de este mecanismo”.

Otros datos de la muestra

El estudio sobre financiación de la innovación, realizado por la consultora experta en optimización de costes Lowendalmasaï, ha sido elaborado a partir de una encuesta realizada a 120 empresas españolas de mediano y gran tamaño, clasificadas en8 sectores distintos. En el caso de las empresas de alimentación, el más del 80% alcanza una facturación superior a los 100 millones de euros anuales. El 31% de ellas se encuentran ubicadas en la comunidad autónoma madrileña.