El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha valorado los Presupuestos de 2013 aprobados en el Parlamento andaluz señalando que para confeccionarlos se han puesto dos barreras: una en la sanidad y otra en la educación, con el objetivo de defenderlas y garantizarlas a todos los andaluces pese a las coyunturas adversas. Asimismo, ha cuantificado en unos 7.000 millones de euros el dinero que se le solicitará al Gobierno central a cuenta del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para que la comunidad pueda seguir financiándose.

José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía
José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía

El líder del Ejecutivo andaluz ha explicado en una entrevista a la Cadena Ser que a la hora de confeccionar las cuentas del próximo año, se han puesto “dos barreras claras” al objeto de marcar claramente las prioridades del Gobierno autonómico. Según Griñán, “hemos puesto la primera en la sanidad, que ha de mantener la cobertura universal, no excluir a nadie, sea inmigrante con o sin papeles, o sea una persona con recursos o sin ellos”.

La segunda, ha agregado el presidente andaluz, se ha situado “en la educación para garantizar que toda aquella persona que tiene capacidad para estudiar y voluntad va a poder hacerlo hasta el límite de sus posibilidades”. Ambos derechos, sanidad universal y educación pública de calidad, “son para nosotros lo más importante”, ha resumido Griñán, que ha añadido a estas prioridades una preocupación y ocupación principal del Gobierno andaluz: la lucha contra el desempleo.

Para poder financiarse, Andalucía precisará el año que ahora comienza unos 7.000 millones de euros, unos 2.000 millones que no se han concedido este 2012 (se solicitaron 4.906, de los que el Gobierno central autorizó un préstamo de 2.133 millones) más otros 5.000 con cargo a 2013. Todo ello se juzga indispensable para obtener liquidez en unos momentos en los que, por la crisis, los mercados financieros siguen cerrados, por lo que es a través del FLA como las administraciones autonómicas y locales pueden sufragar su mantenimiento, pagar a proveedores y prestar los servicios que tienen encomendados, entre ellos los de la sanidad, educación y dependencia.

No obstante, Griñán ha matizado que ese dinero del FLA “no es un dinero que nos regala magnánimamente el Estado, sino un dinero que luego hay que devolver con altos intereses, actualmente un 6%”; y además esa cifra de 7.000 millones de euros dependerá, por esto mismo, “de la evolución de la economía, porque nadie es tan tonto de pagar intereses al 6% si puede pagar menos porque las circunstancias lo permitan”.

El presidente andaluz se muestra confiado en que en 2013 el panorama tan severo de la crisis empiece a cambiar, para lo cual juzga imprescindible que la banca empiece a abrir líneas de crédito cuanto antes: “Si los bancos, una vez saneados, se comportan como entidades de crédito, es decir, si vuelven a prestar dinero a la actividad productiva, saldremos pronto de la crisis y se creará empleo pronto”, ha pronosticado Griñán, quien critica lo complicada que sigue siendo la financiación de la economía. “El dinero se ha convertido en una mercancía. Hoy se especula. En vez de invertirse en economía productiva, en fabricar y crear riqueza, se está invirtiendo en especular contra la deuda de los países”, ha lamentado el líder del Gobierno andaluz, que urge a que se activen medidas correctoras para alcanzar cotas de estabilidad.