IDEAS

Rescatar el crédito, la sangre del sistema productivo

El flujo de financiación es la sangre del sistema financiero. Su correcto funcionamiento activa el corazón productivo y abre nuevas oportunidades para el desarrollo y el crecimiento. Además, evita la falta de inversión e iniciativa, ayuda a la creación de empresas, a que los procesos empresariales aceleren y, en definitiva, a que nuestra economía esté más sana.

Aunque es una pieza fundamental para reactivar la producción nacional, fomentar la creación de nuevas empresas y ayudar al crecimiento del Producto Interior Bruto, el crédito sigue siendo una asignatura pendiente en las diversas medidas implementadas para reanimar la economía nacional. 

Álvaro Portes, Director Territorial Sur de CESCE
Álvaro Portes, Director Territorial Sur de CESCE

Consciente de esta problemática, CESCE ha decidido poner su granito de arena con el lanzamiento del Fondo Apoyo a Empresas. Un nuevo canal de financiación, integrado en la Solución CESCE MASTER ORO, que facilita la obtención de liquidez, de forma ágil y segura, al tejido empresarial. La implementación de esta solución ayuda a paliar la ausencia de crédito, evitando que las empresas se vean obligadas a demorar sus pagos, cuenten con presiones de caja o aparezcan en registros negativos.

El Fondo Apoyo a Empresas, con un tipo de interés competitivo y transparente (del 4,75%), mantiene libres las líneas bancarias, por ser un canal de financiación no bancaria, y es una solución alternativa que sólo exige a las empresas tener facturas comerciales que quieran descontar. De esta manera, el Fondo es una herramienta idónea  para hacer frente a la morosidad, a la reducción de las transacciones comerciales y, en definitiva, a la falta de liquidez. Para adaptarse a las necesidades empresariales actuales, el Fondo Apoyo a Empresas conlleva un proceso rápido y ágil, ya que en un máximo de seis días tras la aprobación de la solicitud, CESCE transfiere los fondos. Las facilidades del proceso también incluyen que toda la gestión pueda realizarse mediante internet, por medio de circuito online de contratación automatizado a través de la plataforma CESNET.

A nuestro parecer, el corazón financiero de España podría volver a latir con fuerza si se encuentran las fórmulas precisas que combinen el flujo de la financiación, el impulso a la internacionalización y el crecimiento de la exportación de nuestras empresas.

El incremento de la competitividad de nuestras empresas ha dado un importante impulso a la internacionalización y la exportación,  lo que ha ofrecido resultados positivos en la balanza de pagos nacional, llegando a equilibrarse a finales de 2012 y, según la Secretaria de Estado de Comercio, registrará un superávit del 2% durante 2013. No se puede desestimar el potencial de las exportaciones, ya que si no fuera por el sector exterior, la economía española habría caído un 4% en 2012, mientras que se contrajo un 1,4%.

La salida a los mercados extranjeros y la internacionalización de nuestras empresas  representa, como vemos, un buen pilar de crecimiento, pero también es un proceso que debe llevarse a cabo con cautela, ya que no son pocos los riesgos en los que se incurre: falta de experiencia, insuficiente información sobre los mercados, desconocimiento del perfil y comportamiento de los nuevos clientes y, sobre todo, los riesgos inherentes a todo proceso exportador.

Para invertir en el extranjero es necesario evaluar correctamente las oportunidades y disponer de liquidez. Por ello, CESCE ofrece una plataforma segura, que ayuda tanto a facilitar la financiación de las operaciones de exportación, como a mejorar la posición de liquidez de las empresas españolas.

Ante el reto de iniciar un proceso de internacionalización, es recomendable contar con el respaldo de una compañía de servicios de crédito como CESCE, que responde a los retos actuales de las empresas españolas con su nueva solución CESCE MASTER ORO, la única solución flexible que permite a las compañías gestionar inteligentemente sus riesgos de crédito y ajustar dicha gestión a su presupuesto a través de la ruptura del principio de globalidad.

Las nuevas herramientas del mercado ayudan a que las empresas cuenten con nuevas oportunidades para hacer frente a los efectos de la crisis económica y reactivar su producción. Lo que permitirá que, entre todos, demos un nuevo impulso a la sangre del sistema: el crédito.

Álvaro Portes, Director Territorial Sur de CESCE