EMPRESAS

Guy Ryder exhorta a reducir el desequilibrio existente entre el sistema educativo y el mercado laboral

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, exhortó a fortalecer y promover el desarrollo de capacidades profesionales a fin de reducir el desequilibrio existente entre el sistema educativo y el mercado laboral.
“Es un axioma que en esta era de cambios tecnológicos y organizativos cada vez más rápidos en el mundo del trabajo, se debe otorgar prioridad a fortalecer los sistemas que ofrecen el tipo de competencias y calificaciones profesionales que con el tiempo reducirán las diferencias que a veces existen entre el mundo de la educación y la formación, por una parte, y el mundo del trabajo, por otra”, declaró Ryder.
“ExiOITste la paradoja que aún en las circunstancias actuales de desempleo masivo, los empresarios continúan diciendo que con mucha frecuencia no logran cubrir las vacantes disponibles”, agregó.
Ryder participó en un panel de alto nivel sobre “Calificaciones y competitividad”, junto a el Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, en el marco de la Cuarta Revisión Global de la Ayuda para el Comercio: Conectarse a las Cadenas de Valor celebrada en Ginebra.
El evento, organizado por la OIT y la OMC, ofreció la oportunidad de intercambiar los resultados de la investigación y los enfoques políticos sobre el papel del desarrollo de capacidades profesionales a fin de traducir la apertura de los mercados comerciales en crecimiento sostenible y trabajo productivo y decente.
Los datos de diversas investigaciones y encuestas indican que muchas empresas consideran que encontrar trabajadores con las calificaciones adecuadas es uno de los mayores obstáculos que entorpecen su actividad. Las nuevas investigaciones realizadas por la OMC evidenciaron que, en particular, estas dificultades impiden que las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) se conecten con las cadenas de valor mundial y se beneficien de ellas.
Ryder señaló la importancia de una “colaboración sin precedentes entre la OMC y la OIT” en esta y otras cuestiones en materia de comercio y empleo, y la definió esencial para movilizar a sus miembros (gobiernos, empresarios y sindicatos) con el objetivo de subsanar el desajuste entre el sistema educativo y el mercado laboral. Al mismo tiempo, pidió “mayor coherencia entre las organizaciones internacionales” cuando se trabaja para alcanzar objetivos comunes.
“La cuestión que debe determinarse es si existe la voluntad política de hacer más en el futuro. De mi parte tengo que responder que sí (…). Me parece que puede haber una conversación sobre el futuro y me complacería mucho participar”, indicó.
Ryder señaló que los empresarios y los sindicatos están asumiendo una responsabilidad cada vez mayor en invertir en capacidades y en ajustar su desarrollo a las políticas comerciales, el desarrollo sostenible y la igualdad de oportunidades para las mujeres.
El Programa de Competencias para el comercio y la diversificación económica de la OIT colabora con los responsables políticos y con los interlocutores sociales para identificar los sectores económicos con potencial de crecimiento, evaluar las competencias necesarias en esas industrias, y desarrollar la capacidad de los proveedores de formación para satisfacer esas necesidades. “Esta es la manera de solucionar el problema: la cadena de análisis económico y asociaciones que pueden transformar el potencial del comercio en una realidad de economías más diversificadas y en la creación de más trabajos productivos y decentes”.

En necesario involucrar a empresarios y trabajadores

“El significado de tripartismo* se hace particularmente claro cuando – como la OIT tiene que hacer en ocasiones – debemos afrontar algunas de las repercusiones negativas de la evolución del mundo del trabajo en las cadenas de valor globales, que son un factor tan determinante de la economía mundial en transformación”, explicó.
Ryder se refirió a la “catástrofe industrial” que ocurrió en abril en el edificio de la fábrica textil Rana Plaza en Bangladesh.
“Esto es absolutamente intolerable y pienso que llama la atención sobre las situaciones en las cuales las dinámicas de la liberalización del comercio no coinciden con el desarrollo de instituciones y prácticas en el mundo del trabajo que son necesarias para garantizar que el trabajo decente sea el mejor resultado de este proceso”, afirmó Ryder.
“Sin duda deben existir maneras para conciliar el potencial de desarrollo de estas industrias con la necesidad incuestionable de trabajo decente y seguro”, agregó.
Pascal Lamy pidió coherencia por parte de los gobiernos y las organizaciones internacionales a la hora de integrar la educación y la formación profesional en la planificación del desarrollo de la capacidad para la preparación del comercio como el camino a seguir para que las economías nacionales creen empleos e incrementen la competitividad.
Lamy destacó la “relación compleja” entre comercio, crecimiento y empleo, y se refirió a la necesidad de considerar las capacidades profesionales como un factor determinante e indispensable de la competitividad de las empresas y de los países”.
Las capacidades profesionales son aún más importantes de los recursos naturales, en opinión del Director General de la OMC: “Estoy firmemente convencido – a diferencia de la opinión general que otorga importancia a la existencia de recursos naturales y a la presencia de industrias de extracción como una medida de riqueza – de que la riqueza de los países en desarrollo está en las personas”.
“Es algo que tiene sentido, dada la relación estrecha entre capacidades profesionales y competitividad”, dijo Lamy, satisfecho de que “la OIT y la OMC colaboren en este área técnica”.
Ryder coincidió, señalando que “como plataforma de la facilitación del comercio, el desarrollo de las capacidades profesionales es una oportunidad enorme. Reduce las limitaciones de la productividad y prepara a más personas para que participen en los sectores en crecimiento de la economía, aprovechando los beneficios del comercio”.
* Cooperación entre gobierno, empleadores y trabajadores. 

Tags : Guy RyderOIT