Del 1 al 15 de julio, se han desarrollado en nuestra comunidad autónoma las Jornadas Provinciales de elaboración del V Plan para la Reactivación del Comercio Andaluz. En todas ellas, realizadas en cada provincia, ha participado activamente la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Andalucía.

Como consecuencia de las reuniones periódicas que mantenemos con las diferentes Asociaciones, tanto sectoriales como intersectoriales, con las que tenemos convenios de colaboración firmados, tenemos conocimiento directo de la realidad diaria de los autónomos y pequeñas empresas, de las necesidades, dificultades y reivindicaciones del sector del comercio en Andalucía, y siempre que tenemos oportunidad para plasmarlas a través de los diferentes encuentros que mantenemos con las administraciones públicas lo hacemos, y en esta ocasión no iba a ser menos.

Desde hace años venimos reivindicando, para el conjunto de los trabajadores por cuenta propia, avances legislativos que permitan al profesional desarrollar su actividad con ciertas garantías; así la fluidez del el crédito, el cumplimiento de la ley de morosidad, etc., pero además, en estas jornadas organizadas por la Junta de Andalucía, hemos podido presentar medidas concretas para el sector del comercio andaluz.

Así por ejemplo, entendemos desde UPTA-Andalucía, y así lo hemos expuesto en estas Jornadas entre otras muchas medidas las siguientes:

  • Establecer limitaciones en espacio y distancia a los centro de las ciudades en la aparición de grandes superficies comerciales, siempre que las mismas puedan suponer la destrucción del tejido comercial de pequeño tamaño ya existente.
  • Fomentar el relevo generacional y evitar el abandono de la actividad comercial.
  • Introducir campañas promocionales del consumo en los establecimientos de proximidad
  • Promover acciones como: entoldado de calles en verano, celebración de eventos de carácter estacional en las principales calles comerciales, fomento de la feria de día en el centro de las ciudades y barrios más comerciales, iniciativas publicitarias de fomento del comercio de proximidad, etc.
  • Difundir, divulgar e impulsar el comercio minorista como servicio público de proximidad, inmediatez y continuidad peatonal. Impidiendo el desequilibrio en la estructura comercial y urbanística de la Ciudad.
  • Aligeramiento burocrático en la obtención de las licencias en el establecimiento de una iniciativa emprendedora, además de la posibilidad de que muchos de los documentos puedan presentarse de forma telemática.
  • Es necesaria la intervención del autónomo del comercio en la planificación urbanística, entendiendo dicho planificación como premisa inicial para la implantación del comercio minorista en el territorio.
  • Fomentar el tejido asociativo de los comerciantes a través del CACE.
  • Garantizar al pequeño comercio como dinamizador de la estructura social y económica de la urbe.
  • Fomentar la relación entre el comercio, la hostelería y el turismo, como garantes de la generación de empleo y riqueza.

Todas estas medidas deben de ir acompañadas de otras tomadas por los propios comerciantes, con la intención de establecer su estrategia comercial al mismo nivel de competencia que el alcanzado por las grandes superficies. Así por ejemplo es de vital importancia fomentar el uso de las nuevas tecnologías en el sector, tanto a nivel asociativo como individual. El uso de la venta por Internet y las redes sociales debe ser algo habitual y no una mera muestra dentro del sector.

Como podemos ver es mucho lo que se puede hacer por el comercio en Andalucía, y desde UPTA-Andalucía no dejaremos de dar pasos en dirección a conseguir que el comercio tradicional y de proximidad siga avanzando en su consolidación, pues entendemos que es a través del profesional del comercio como más y mejor empleo se crea.