EXTRA

La Emperatriz presenta nueva añada 2011 de uno de sus vinos icónicos

La parcela núm. 5 de Finca La Emperatriz, la finca de Eduardo y Víctor Hernáiz en la DOC Rioja, es una de las más pedregosas de un viñedo caracterizado precisamente por la capa de canto rodado que cubre el suelo. En esa parcela los Hernáiz mantienen cepas de Garnacha Tinta de unos 65 años, una edad que supera con creces la suya propia. Paradójicamente, pese a su juventud, los hermanos Hernáiz han sabido respetar el valor de lo añejo.

Garnacha Cepas Viejas
Garnacha Cepas Viejas

La tradición de la variedad Garnacha en Rioja es indiscutible. Aunque muy por detrás de la hegemónica Tempranillo, la Garnacha Tinta es la segunda variedad más cultivada en la DOC Rioja, donde ocupa 5.262,42 Ha, lo que representa el 8,88% de la superficie. Sin embargo, se trata de una variedad relegada habitualmente a la elaboración de rosados o a una presencia discreta en los tintos, donde aparece a pequeña escala, redondeando a la Tempranillo y ofreciendo con mesura su aromática personalidad.

En Finca La Emperatriz la variedad Garnacha agradece el microclima de la zona, fresco y marcado por la influencia atlántica que determina su localización, justo en el extremo noroccidental de la Rioja. Con las uvas de la parcela núm. 5 de la finca, los Hernáiz elaboran su Garnacha Cepas Viejas como un tinto monovarietal. Todo un atrevimiento en el contexto de Rioja, pero un acierto en la práctica que se ha ganado la bendición de crítica y público.

Ahora sale al mercado la añada 2011, tan sólo 6.924 botellas de un vino fresco y muy elegante en nariz, con fruta roja y golosinas de fresa. En boca tiene volumen y una acidez que vertebra el vino. Elegancia y equilibrio con una marcada mineralidad que revela el terruño de la pedregosa parcela de la que procede.