La Eurozona comienza, poco a poco, a mirar atrás a la crisis… Aún quedan tareas pendientes en los países más afectados por la crisis, reformas y recortes por empezar que si bien nunca harán regresar a sus economías a la situación que se vivía antes de que estallasen los problemas, sí permitirán empezar a hablar de recuperación. Una palabra que ya se empieza a aplicar en el mercado de deuda.

Cuatro años después de solicitar el rescate, la Comisión Europea ha certificado este miércoles que Grecia logró en 2013 un superávit primario -excluyendo el pago de intereses de la deuda y gastos extraordinarios como las ayudas a la banca- de 1.500 millones de euros, equivalente al 0,8% del PIB. Un paso que abre la puerta a que el Eurogrupo empiece a debatir nuevas medidas para aliviar la deuda helena, que el año pasado alcanzó el 175,1% del PIB.