TECNOLOGÍA

Una nueva aplicación ayuda a los taxistas a encontrar clientes

¿Se ha visto usted alguna vez en la situación de tener que hacer una interminable cola a la salida de un bar, un club u otro establecimiento y preguntarse cómo es posible que la compañía no envíe más taxis a esa zona? Un nuevo instrumento financiado por la UE ha ayudado a desarrollar una aplicación que hace de esa mala experiencia algo perteneciente ya al pasado. Gracias al Smartaxi, se reduce el tiempo de espera dado que los taxistas pueden recoger e intercambiarse información sobre los lugares donde hay mayor concentración de clientes y dirigirse a ellos.

Smartaxi
Smartaxi

Smartaxi ha podido desarrollarse gracias a una «caja de herramientas» financiada por la UE, la llamada FIWARE. La aplicación está siendo utilizada ya por unos 400 taxistas de Barcelona y de Moscú, lo que prueba que las nuevas tecnologías y la innovación les ayudan en su trabajo y mejoran los servicios que prestan a sus clientes.

Y cuantos mas taxistas utilicen el sistema, mucho mejor. Como explica Federico López, director general de Smartaxi, «La aplicación se basa en la inteligencia colectiva. Smartaxi recoge la información y, combinándola con su inteligencia tecnológica, puede prever cuáles serán las zonas con mayor demanda de taxis. El plano térmico del que se sirve la aplicación permite que los taxistas vean de forma instantánea los puntos de mayor afluencia en ese preciso momento.».

La aplicación se encuentra disponible en Barcelona y Moscú, y pronto se realizarán pruebas también en Madrid.

Sirva de ejemplo aquí el testimonio de Marco, taxista de Barcelona que participó en el proyecto piloto: «Yo era nuevo en Barcelona y la aplicación me fue de mucha ayuda para llegar a conocer la ciudad. Las estadísticas que proporciona la aplicación son también muy útiles. Ya no tengo que pararme y escribirlo todo en una agenda».

Desde que Marco se descargó Smartaxi, cuando un cliente se sube a su taxi, abre la aplicación en su tableta y aprieta la tecla de Start. Cuando el cliente llega a su destino, pulsa la tecla de Finish. Y eso es todo. No puede ser más fácil.