DestacadosECONOMIA

El MEDE aprueba la solicitud de España de un reembolso de 1.500 millones de su préstamo

34516575El Consejo de Gobernadores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) ha aprobado la solicitud de España de efectuar un reembolso anticipado voluntario de 1.500 millones euros de su préstamo del Mecanismo Europeo de Estabilidad. Es la segunda vez que España se ofrece a realizar un reembolso anticipado voluntario respecto del préstamo para la recapitalización de los bancos españoles de 2012. Tras este pago, la deuda de España con el MEDE pasará a ser de 38.200 millones de euros.

Klaus Regling, Director Ejecutivo del MEDE, ha declarado que con este segundo reembolso anticipado voluntario, “España envía a los mercados una señal muy clara de normalización y de una confortable posición de liquidez. También es una buena noticia para la zona del euro, dado que pone de relieve, una vez más, hasta qué punto ha sido un éxito la reestructuración del sector bancario español, que el MEDE apoyó con 41 300 millones de euros en préstamos. Puesto que España ha puesto en marcha un estricto programa de reforma, el país es una de las economías más atractivas para los inversores de la zona del euro”.

El MEDE recibió el 27 de febrero de 2015 una solicitud de las autoridades españolas de reembolso anticipado que, en el marco del acuerdo de asistencia financiera, requiere la aprobación formal del Consejo de Gobernadores del MEDE. El proceso de decisión formal finalizó ayer por el Consejo de Gobernadores del MEDE.

El acuerdo de asistencia financiera entre el MEDE y España prevé que cualquier coste resultante de un reembolso anticipado será sufragado por el Estado miembro deudor. Habida cuenta de la cantidad y el calendario, este pago anticipado no ha de generar prácticamente costes adicionales. El reembolso se efectuará en breve en efectivo.

De acuerdo con el calendario acordado, el último reembolso de España de la deuda del MEDE se ha fijado para finales de 2027.

Entre diciembre de 2012 y febrero de 2013, el MEDE desembolsó 41 300 millones de euros al Gobierno español para la recapitalización del sector bancario del país. España finalizó con éxito el programa a finales de 2013.