Sydney Trains, la entidad que ofrece servicios ferroviarios en la ciudad de Sídney y su área de influencia, ha adjudicado a Indra un contrato por importe de 69,9 millones de dólares australianos (unos 48,08 millones de euros) para modernizar con la tecnología más avanzada el sistema de videovigilancia de la red ferroviaria de la urbe más grande y poblada de Australia.

El proyecto, confiado a Indra tras un concurso internacional al que se han presentado más de 30 compañías de todo el mundo y después de superar una prueba piloto, tiene un plazo de ejecución de cinco años e incluye tres años de mantenimiento.

Indra implantará su tecnología en los dos centros de control desde los que se gestionará todo el sistema de videovigilancia a través de circuito cerrado de televisión (CCTV) de la red de más de 150 estaciones de cercanías e implantará el software avanzado que permite su funcionamiento y control. La multinacional sustituirá las 11.400 cámaras analógicas existentes actualmente por cámaras IP que se conectarán a la red de comunicaciones troncal existente a través de una nueva red que se va a desplegar en las estaciones. Indra también suministrará los servidores y equipos de almacenamiento en los que se grabarán las imágenes durante el tiempo estipulado por el cliente.

El nuevo sistema de videovigilancia incorporará todas las ventajas de la tecnología IP (Internet Protocol), ya que al conectarse las cámaras directamente a las redes informáticas de Sydney Trains, cualquier puesto de usuario podrá utilizarse como una consola de control, desde la que visualizar las imágenes de cualquier cámara en tiempo real y recuperar el vídeo grabado.

Los dispositivos móviles conectados a la red también podrán acceder al vídeo, de manera que cualquier tablet o teléfono móvil se convertirá en una consola móvil desde la que las fuerzas de seguridad que estén patrullando podrán ver las imágenes, incrementando así su eficacia.