DestacadosECONOMIA

El perfil del empleado expatriado: hombre, mediana edad y con familia

Las personas que trabajan fuera de su país de origen cumplen, en su mayoría, con tres requisitos: son hombres (81%), de mediana edad (el 59% pertenece a la franja de edad de entre los 35 y los 54 años) y  tienen familia (73%). Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden del informe “Global Mobility Trends Survey 2015”, realizado por Cigna y el Consejo Nacional de Comercio Exterior (NFTC).

airport-802008_640De acuerdo con los resultados de la encuesta, realizada a más de 2.700 expatriados pertenecientes a 156 países, la mayoría de ellos deja a sus familias en el país de origen por diversas razones siendo la principal el lugar de asignación que suele estar situado en mercados emergentes o en una ubicación remota, lo que condiciona a los expatriados para llevarse a su familia al país de asignación. De hecho, el 37% de los encuestados afirma que no se llevaría a sus hijos durante la expatriación.

Además, la tendencia global marca que las oportunidades de expatriación se dan principalmente en el sector de la energía (30%) y en proyectos con periodos largos de tiempo, generalmente de entre 2 y 3 años (35%). A su vez, destaca que las empresas de “Servicios para empresas” (contabilidad, Mantenimiento…) redujeron su presencia del 12 al 6% y que descendieron fuertemente las oportunidades con una duración de menos de un año.

En cuanto a las razones para aceptar un proyecto de expatriación, el espíritu de aventura, el potencial para perfeccionar las propias habilidades y el atractivo de vivir en el extranjero se mantienen como los principales motivos.

Origen y destino

Estados Unidos, Europa y Asia son las zonas de origen más habituales de los expatriados con 42%, 23% y 14%, respectivamente. Aunque la mayoría de los expatriados todavía proviene de Estados Unidos, esta cifra se ha visto reducida en cerca de un 10% en los últimos dos años (y un 24% desde 2001).

Las normas tributarias estadounidenses pueden ser una razón de esta disminución, ya que la expatriación de nacionales estadounidenses resulta más costosa que la de otros países.

Pero, ¿a dónde se trasladan? Asia, América Central y África subsahariana son los continentes donde más crecieron los expatriados mientras que las zonas más desarrolladas como Europa, Oriente Medio y Norte de África fueron las que descendieron hasta el 19% y 16%, respectivamente.

Una diferencia clave a destacar en este informe, elaborado para comprender mejor cómo los empleados y sus familias experimentan, perciben y valoran los programas de expatriación, es que mientras en 2013 uno de cada cuatro encuestados aseguró que se marchaba al extranjero porque tenía que hacerlo, no porque realmente quisiera, en 2015 esta proporción se ha reducido en un 12,5%. Además, el número de empleados que ha estado en cinco o más asignaciones internacionales ha aumentado al 25% en comparación con el 18% de 2013.

Así, los resultados de la encuesta de 2015 demuestran que la movilidad global ya no es sólo una obligación económica, sino que es un estilo de vida que evoluciona.

¿Por qué las empresas invierten en programas de expatriación?

La reducción de costes (63%), la expansión a otros países (39%) y la competencia por el talento (38%) son los factores clave que llevan a las empresas a invertir en programas de expatriación, según determina este estudio.

Así, las compañías asiáticas son las que mayor incremento en el envío de expatriados registró, pasando del 2 al 4%, mientras que las empresas europeas son las que menos, al descender del 10 al 8%.