EMPRESAS

La universalización de las Smart Cities

Si uno se para a mirarlo por fuera, no difiere mucho de los edificios que tiene a su alrededor. Ubicado en el Parque Científico y Tecnológico Cartuja de Sevilla, la presunción hace que se considere uno más, quizás empleado por alguna empresa para prestar sus servicios o para desarrollar sus productos. Pero no. Ya sólo entrar “cuesta trabajo”. El acceso tiene que ser autorizado desde dentro y cuando uno sobrepasa sus puertas, se da cuenta de que no es “otro edificio”.

Estamos dentro del Vodafone Smart Center, un centro de I+D+i que se inauguró en julio de 2015 con el objetivo de situar a Andalucía como referente en el desarrollo de soluciones Big Data y Smart. Y la primera pregunta que surge es, ¿qué es esto?

Vodafone0Este centro surge de una colaboración público-privada con la Junta de Andalucía, “con quien estamos muy alineados en los objetivos tecnológicos” -explica Jesús Perez, Key Account Manager para Instituciones en Vodafone España. “En 2014 Vodafone firmó un convenio con la Presidencia de la Junta de Andalucía en el que se comprometía a invertir en torno a unos 247 millones de euros en dos años en la Comunidad, básicamente orientados a la parte de infraestructura y despliegue de redes,  y uno de los puntos dentro de ese despliegue de infraestructuras, dentro de esos proyectos de innovación que se están desarrollando, es este centro”.

Su base se apoya en dos palancas fundamentales: la universalización de los servicios Smart a todas las administraciones (más que a todas las administraciones, a todos los ciudadanos) y potenciar y poner en vanguardia a las empresas de base tecnológica andaluzas. Y ahí reside su esencia, porque no se limita sólo al propio recinto, sino que “por encima”, se encuentra una plataforma de tecnología IBM, referente tecnológico a nivel mundial, empresa con la que Vodafone ha llegado a un acuerdo para que les permita prestar servicio a empresas y ayuntamientos pequeños, para que sitúen sus aplicaciones y desarrollos en ella.

“Si te paras a pensar: ¿quién podría adquirir esta plataforma? En España se la podrían permitir ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia, Málaga… En el extranjero,  Londres, Río de Janeiro…,  ya que estamos hablando de inversiones de 15 a 20 millones de euros”, apunta Javier Muñoz, responsable del centro.

“¿Qué hemos hecho? Por así decirlo, la hemos adquirido nosotros en este entorno de colaboración, para conseguir que las soluciones para Smart Cities no sean un servicio sólo para grandes ciudades, sino para cualquier municipio que tenga inquietudes y que quiera organizar servicios Smart de cara al ciudadano”, destaca Jesús.

¿Por qué Andalucía?

Vodafone15“En Andalucía se da el ecosistema ideal para que esto ocurra, partiendo de la colaboración público-privada con la Junta de Andalucía” reconoce Jesús. Esa es la “gran suerte” de tener un cliente como la Junta,  “con el que aprendemos, que nos propone retos… Somos proveedores desde el año 1999 y no sólo nos limitamos a ello, empatizamos con sus inquietudes en el ámbito de la innovación, un terreno en el que nos sentimos muy cómodos”, prosigue.

Este centro forma parte de la estrategia Andalucía Smart 2020 de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, ya que es un claro ecosistema TIC, con empresas de desarrollo TIC bastante potentes. “Dentro de que era Andalucía, teníamos que ubicarlo en un lugar concreto. Piensas en Málaga, Sevilla por cercanía, medios de transporte, proximidad a las empresas…, y al final se decidió que Sevilla y el Parque Científico Tecnológico Cartuja cumplían todos los requisitos”, explica.

Verticales y horizontales

Pero, ¿cómo funciona? “Nosotros hablamos de verticales y de horizontales”. ¿Y qué significan unas y otras? Vertical es hacer algo muy concreto, muy orientado para satisfacer una necesidad  muy identificada. Por ejemplo: control del riego, eficiencia energética, soluciones de transporte, control de residuos… es algo muy concreto, que va de arriba hacia abajo.

Por su parte, la colaboración en la plataforma horizontal es de IBM, que integra unos servicios con otros. Por ejemplo, cuando una persona dependiente pulsa su botón de alarma, porque tiene una necesidad de un servicio, al ponerse en marcha los servicios sanitarios, la red semafórica ‘casualmente’ se ilumina toda verde, facilitando los accesos. Eso es uno de los servicios que permite esa integración de la horizontalidad. “La otra parece una cosa banal, pero lo cierto es que en una misma pantalla de control de gestión estoy viendo todos los servicios de esas verticales”, detalla Jesús.

¿Y son limitados estos servicios? Hoy por hoy sí que están siendo limitados, pero esto va a llegar hasta  donde la imaginación pueda porque, de hecho, uno de los objetivos de este centro es la dinamización del sector TIC. “¿Y qué nos estamos encontrando? Muchas pequeñas empresas de desarrollo que están viniendo a ocupar su espacio, encontrando oportunidades de nuevas soluciones”.

“De hecho, en la cuarta convocatoria del programa de emprendimiento Minerva, en colaboración con la Junta de Andalucía, lo que estamos haciendo es captar proyectos que estén trabajando en soluciones orientadas a las Smart Cities con el objetivo de, además del propio programa, alimentar y enriquecer las soluciones verticales de servicios municipales orientados hacia esa administración e integrarlo dentro de esa plataforma horizontal”, explica Jesús.

Conforme seguimos avanzando, siguen surgiendo más dudas. ¿Hay una oferta “básica” para los municipios? “Tenemos claro el nombre de la oferta: “Vodafone Ciudad Conectada”, pero consiste en una personalización total de los servicios orientados a la administración pública. ¿Por qué? Porque las prioridades de todas y cada una de las administraciones públicas son distintas, como lo son en su capacidad y preparación”, aclara.

Por ello, desde el centro les ayudan a decidir dónde quieren poner su foco y qué quieren sensorizar, monitorizar, dónde quieren ser eficientes y a través de esa integración es donde nosotros construimos. “Me gusta decir que estamos en un ecosistema de colaboración, donde hay un cliente que tiene una necesidad, unas prioridades de cara a sus ciudadanos, y una empresa del sector TIC que desarrolla esta prestación de servicios (lo que he llamado verticales); donde nosotros intervenimos es en la gran infraestructura de comunicaciones, donde podemos decir que somos líderes”, comenta Jesús.

Y todo ello en un entorno de aprendizaje, al igual que cuando un niño da sus primeros pasos. “Hay municipios, empresas de servicios municipales que querrán tener la gestión total y no pasarán por nosotros, sino que se les dará acceso a la plataforma y serán ellos quienes coordinen su propio proyecto. Aquí hay un centro de gestión, donde ya estamos monitorizando servicios de ayuntamientos, como La Rinconada”, continúa.

Centro de gestión

A primera vista, el centro de control es un espacio que parece pequeño. Con muy poco movimiento, en una gran pantalla se puede ver la monitorización que Vodafone está llevando a cabo en el término municipal de La Rinconada.

Vodafone 36Lo que se ha monitorizado son contenedores, cuadros eléctricos en dos colegios y luminarias. Además, van a empezar a sensorizar todas las farolas del camino de acceso y la zona de aparcamiento de un parque de la localidad, unas 125 unidades. Durante la noche se va a bajar la potencia e incluso en alguna zona se van a instalar sensores de movimiento para que las farolas sólo funcionen si hay alguien que ha empezado a hacer deporte a esa hora de la noche. Por su parte, los accesos a viviendas sí que seguirán al 100%.

“Además de poder controlar todo lo que se está consumiendo en esos cuadros, vamos a poder realizar actuaciones similares, establecer patrones o encender y apagar. En este caso, la estimación de ahorro que se pretende conseguir son de 16 mil euros anuales. Además de conseguir un mayor control y tener inventariadas todas estas instalaciones, se persigue generar un ahorro bastante considerable y amortizable a corto plazo”, explica.

En el caso de los contenedores, se puede ver el tiempo real de llenado, la temperatura… y a través del histórico de recogidas sabemos cuándo se ha producido la última, y en función de su llenado, sabemos la fecha de cuando realizar la próxima, lo que permite una primera planificación.

“La distancia de fondo es la que hay desde donde está puesto el sensor hasta donde está el fondo del contenedor, el sensor mide la distancia entre él y el nivel más alto del contenedor de basura, por lo que sabemos la altura del contenedor ocupada y, por tanto, sabemos el porcentaje que se ha llenado”, explica Javier.

Pero, ¿dónde llegan las alertas si pasa algo? Cuando el centro esté plenamente operativo, será 24×7. En el caso de que haya una incidencia, se podrían configurar que cada vez que en esa zona ocurra una desviación de potencia o una caída total, podrían generar un protocolo de alarma, etc. “En el momento en que ocurre un hito nos enteramos, ocurra en el momento que ocurra. En esa parte de gestión es donde estamos trabajando”, cuenta Javier.

Es entonces cuando se descubre una de las cosas más curiosas del centro, el Twitter de un contenedor. Sí, básicamente es un contenedor que tuitea su estado y se puede seguir. “Imagina lo potente que puede ser para un ayuntamiento decirle a sus vecinos que el contenedor donde tira la basura acaba de ser recogido. Hablamos de poner al ciudadano en el centro de esto”, apunta Jesús.

Y la respuesta de los ciudadanos no se ha hecho esperar. “Están encantados porque un municipio que está pensando en ahorro por esta parte, puede aplicarlo, por ejemplo, en la ampliación de políticas sociales. Yo no quiero ahorrar, quiero gestionar bien los fondos nos dijo el alcalde de la Rinconada. El municipio se eligió porque tiene un equipo de gente que está muy preocupada con esto, gente inquieta que está dispuesta a equivocarse con nosotros en este tipo de cosas, dispuestos a montar una alianza con estos objetivos”, informa.

Una de las grandes dudas que surgen es el tema de la ciberseguridad. “Una de las partes de la presentación que hacemos es que los propios técnicos de IBM expliquen todo lo que hay detrás de esto. A nivel de seguridad está bastante conseguido”, nos explica Javier, destacando que han venido técnicos especialistas en seguridad “y después de explicarles lo que hay detrás de esto se han quedado muy  tranquilos”.

Yo quiero

Y si algún municipio quiere “estar dentro”, ¿cómo lo hace? Desde que abrió sus puertas, el centro recibe visitas de toda España, pero integrados en la plataforma “por ahora sólo está La Rinconada. Esto no es un café para todos, es construir cuando una administración  me dice: oye, yo quiero empezar por los residuos, yo quiero empezar por las luminarias, tengo un problema con determinada cosa… y ahí es donde paquetizamos esa solución”, acentúa Jesús.

Vodafone maquetaLo primero que hay que hacer es sensorizar las cosas. De la dimensión, el tamaño o la amplitud de lo que lo quieras hacer, dependen las inversiones. “Aquí somos asesores; por ejemplo, si montas una farola tipo LED tendrás más ahorro, pero sólo montando un módulo de conexión en un cuadro que gestione 250 farolas puedes tener la seguridad de que teniéndolas controladas ahorras”, explica.

En este punto, destaca que la plataforma también incorpora lo que es la adopción de bases de datos. Por ejemplo, La Rinconada tenía una base de datos del catastro “y lo que hacemos es incorporarla dentro de la gestión. Los mejores sensores son las personas. Todo el mundo lleva un móvil. Legalmente no podemos utilizar la información de esos dispositivos y no la usamos, pero si el usuario tiene una aplicación, por ejemplo, de información de ciudadanía, los ayuntamientos están recogiendo información de sus ciudadanos: gestión de averías, incidencias, participación ciudadana… y se gestiona a través de las distintas aplicaciones que recogemos en la plataforma”, destaca Jesús.

“Se trata de un modelo de pago por uso. Si tú no usas, no pagas. Así, por ejemplo, si un ayuntamiento decide que quiere desconectar algo, pasa a modo stand by y solo paga por lo que está monitorizando. “Y eso se puede prestar en el Vodafone Smart Center o a través del propio ayuntamiento”, aclara Jesús.

Otras novedades

Pero el centro es mucho más. Dentro de los proyectos que llevan a cabo destacan tres en especial. Uno es ‘Sevilla en tu bolsillo’, una aplicación “pensada no sólo para el turista, sino para el ciudadano”. Cuando vamos a una ciudad que no conocemos, es necesario descargarse diversas aplicaciones (transporte, bicicletas, turismo…) “mientras que aquí cuelgo toda la información de servicios municipales en un único sitio y se integra”, explican Jesús. Además, el servicio se puede personalizar, ya que “mi perfil es distinto cuando vengo solo, cuando vengo con mi mujer, cuando vengo con mi mujer y mis hijos. Me logo con un perfil determinado, con unas necesidades determinadas y esta aplicación es capaz de darme lo que necesito para una experiencia de ocio, trabajo, lúdica, turística…”, apunta.

En este proyecto, “que verá la luz muy pronto”, participan Emasesa, Tussam, Consorcio de Turismo, SDOS y Vodafone. “La idea es exportarla después, porque lo potente de esto no está en la tecnología, sino en la innovación social y administrativa de poner toda esta información a disposición de todos”, indica Jesús.

Por otro lado, están las cámaras de Bosch, instaladas en el propio centro. La novedad de estos aparatos es que toda la inteligencia radica en la propia cámara. De esta forma, se pueden establecer parámetros, solicitar históricos sobre paso de personas por determinados puntos, etc. “Lo que pretendemos es facilitar la parte de integración al plan de cada corporación”, señala, detallando que si cualquier administración busca algo que se solucione con cámaras, “le ofrecemos esta solución, pero si ellos ya tienen otras no pasa nada, nosotros las integramos”, resalta.

También destaca el control de acceso con cerraduras mediante la aplicación OpenApp, enfocada a gestionar la apertura y cierre de puertas eléctricas a través de dispositivos móviles, tanto a nivel particular como de comercios y empresas.

Se trata de una aplicación para smartphones mediante la cual el usuario se olvida de mandos y llaves. Combina seguridad, ahorro, comodidad y facilidad, permitiendo abrir puertas y garajes a través de la propia app, invitar y compartir accesos con otras personas, de manera inmediata y desde la propia aplicación móvil, así como gestionar y controlar los horarios de apertura de puertas, permitir el acceso temporal al personal o saber quién y cuándo ha accedido a unas determinadas instalaciones.

“Cada acción tiene su perfil, su uso, su necesidad; por eso es muy importante saber escuchar al cliente cuando nos visita, al igual que saber hacer las preguntas adecuadas para obtener la información que de verdad vamos a necesitar”, comenta Jesús.

Después de todo esto, y aún con muchas preguntas en la cabeza, queda una que se alza sobre las demás, “¿Cuánto queda para este futuro?”. “En teoría sería aplicable desde ahora, aunque es cierto que para aplicarlo de la mejor manera posible aún quedan algunas inversiones por ejecutar”, concluye Jesús. Nos toca esperar.

 

Inma Sánchez