ECONOMIA

La Factoría de Renault en Sevilla

La Factoría de Renault en Sevilla, certificada, al igual que el 100% de la los centros de la compañía,  por la norma ISO 14001, se inscribe dentro de la política del desarrollo sostenible de la empresa y se compromete a garantizar, a través del progreso continuo, la práctica de sus actividades de manera respetuosa con el medio ambiente.

El cuidado del mismo es “compromiso clave” para la fábrica, unido a la estrategia cero emisiones del Grupo Renault, y cada uno de los trabajadores del centro debe implicarse plenamente en la prevención y control de los riesgos.

Los ejes de trabajo de la factoría son preservar los recursos y el valor del patrimonio aplicando su Responsabilidad Ambiental; aplicar la gestión ambiental en todo el proceso de producción; dominar y reducir los impactos sobre el ambiente; comunicar de manera transparente; y animar buenas prácticas y acciones ambientales apoyándose en la figura del Operario ECO.

Política ambiental

De acuerdo con la Política Ambiental del Grupo Renault, el centro se compromete a prevenir y reducir de manera continua la huella ambiental y el impacto sobre la salud de sus actividades, contribuyendo al mismo tiempo a la competitividad de la compañía automovilística y a la protección de sus activos mediante varias acciones.

Renault68803globalfrAsí, destacan, entre otras, el control del consumo energético y de las emisiones a la atmósfera; la utilización de las materias primas en su justa medida; la prevención de la contaminación de los suelos y de las aguas subterráneas; el control del riesgo químico; o la reducción de las molestias acústicas y olfativas, entre otras.

A ello se unen el hecho de implementar un Sistema de Gestión Ambiental certificado ISO 14001 al objeto de garantizar la mejora continua de la eficiencia ambiental y adecuarse a las reglamentaciones y compromisos voluntarios del Grupo Renault; y sensibilizar a sus colaboradores sobre los retos medioambientales y comunicar los resultados conseguidos.

Para lograr estos objetivos, la fábrica define cada año su Programa Ambiental y los medios asociados de acuerdo con el Esquema Director y los aspectos ambientales significativos, y la Dirección se compromete a aplicar dicha política y anima a todos aquellos que trabajen para la empresa o en nombre de ella a colaborar en su aplicación.

Agua, residuos, energía

Desde el centro realizan acciones destinadas a reducir el consumo del agua -tanto en los usos productivos como en otros no vinculados directamente a la fabricación- y a mejorar la calidad de las aguas residuales.

Acciones como el control de fugas, el seguimiento de consumos por talleres/áreas, la implantación de circuitos cerrados, la mejora de los procesos industriales (a través de la instalación de temporizadores, automatización en difusores, etc.) o acciones de concienciación de los empleados son un impulso constante de para la reducción del consumo de agua.

Además, los vertidos son tratados desde el origen para asegurar que los productos utilizados, así como los procesos industriales, afecten lo menos posible a la calidad del agua. No obstante, antes de verter el agua tras su uso se realizan tratamientos concentradores, evaporadores, biológicos y fisicoquímicos en las estaciones depuradoras de aguas residuales de las instalaciones de la factoría, lo que hace el vertido más respetuoso con el medioambiente. Estos tratamientos permiten en muchos casos recuperar el agua para ser incorporada de nuevo a los procesos de fabricación.

Por su parte, la gestión de los residuos está completamente estructurada puesto que no sólo se identifican y clasifican los diferentes tipos de residuos, sino que se da un paso más allá y se trabaja la sensibilización de los empleados para poder maximizar el reciclaje y la valorización de estos.

Asimismo, se asegura y revisa el adecuado almacenamiento de los residuos a través de “puntos limpios” y “áreas de almacenamiento temporal”, donde se realiza el seguimiento de un almacenamiento seguro con el medio ambiente hasta su salida de las instalaciones de la fábrica. El proceso termina con el transporte de los residuos a las plantas de tratamiento, para su reciclaje y valorización, a través de las diferentes empresas que aseguran su gestión.

Respecto a la energía, la factoría de Sevilla se encarga de desarrollar acciones de mejora y reducción en los consumos de energía. En este sentido, se trabaja constantemente en la sustitución de unos equipos por otros de mayor eficiencia energética o la optimización del uso de energía durante las paradas programadas. De esta forma, además de aumentar su competitividad, también reducen las emisiones de CO2 de manera directa o indirecta.

 

ARTÍCULO INCLUIDO EN LA REVISTA DE OCTUBRE DE AGENDA DE LA EMPRESA. CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO. ¿QUÉ COSTES TENDRÁ EL CALENTAMIENTO GLOBAL? ¿QUÉ OPORTUNIDADES DE NEGOCIO GENERARÁ?