Ford prevé reducir en casi tres cuartas partes el uso del agua, y avanza hacia eliminar la utilización de agua potable para la fabricación de coches.

De aquí a 2020, aspira a haber reducido su consumo de agua por vehículo en un 72% y habrá ahorrado más de 377.000 millones de litros de agua desde el inicio del siglo XXI. Esto quiere decir que por cada 3,7 litros de agua utilizados en el proceso de fabricación en el año 2000, aspira a utilizar tan solo uno en 2020.

Ohio Assembly Plant“Muchas de nuestras plantas de producción están situadas en regiones con carestía de recursos hídricos, y es por ello que estamos centrados en realizar un uso responsable del agua en todas nuestras facetas empresariales”, asegura Bruce Hettle, vicepresidente de Fabricación Global y Asuntos Laborales. “Aspiramos a garantizar un suministro estable de agua para nuestras instalaciones y, al mismo tiempo, trabajar con actividades locales para garantizar que cubran sus necesidades”, apunta.

Ford ha ahorrado 377 millones de litros de agua entre 2000 y 2015, reduciendo el consumo en un 61%, cantidad suficiente para llenar 15.000 piscinas olímpicas. Al conseguir ese objetivo en 2013, Ford se ha adelantado a su objetivo de reducción de gasto agua en dos años. “Tenemos claro que el agua es un recurso fundamental, así que nos hemos marcado un objetivo muy ambicioso para 2020, ampliando nuestros exitosos esfuerzos hasta la fecha”, cuenta Andrew Hobbs, director de la Oficina de Calidad Medioambiental.

“Estamos explorando métodos innovadores para reducir nuestra huella medioambiental, empezando por nuestro objetivo de eliminar por completo el consumo de agua potable en procesos de fabricación. A partir de ahí, tenemos un objetivo final de lograr que nuestros procesos de producción prescindan del uso de agua”, detalla.

Ford ha logrado reducir su consumo de agua mediante la implementación de novedosas tecnologías como su proceso de pintura de tres capas y de lubricado mínimo, ahorrando cientos de miles de litros de agua al año. La compañía seguirá desplegando nuevas estrategias que permitan reducir considerablemente el uso de agua y también realiza estudios constantes para determinar qué procesos puede aplicar para reducir el consumo de agua.