Si el verano ha sido fresquito, no parece que vaya a ser así el próximo otoño, al menos para la economía de las familias españolas, que a la vuelta de las vacaciones se van a encontrar con los precios del pan, la leche, huevos, pollo, vacuno y porcino por las nubes. A esto hay que añadirle otra vuelta, la del cole, que deja agujeros enormes en los bolsillos de los que tienen niños. Y el euribor suma y sigue, pues ya está en el 4,66%, lo que va a suponer que en las próximas revisiones de las hipotecas, por término medio, las cuotas se incrementen en unos 89 euros mensuales.