Las agencias intermediadoras de viviendas comienzan a sufrir los efectos del llamado 'cambio de ciclo inmobiliario' que ha supuesto un descenso de las ventas y obligado a muchas de las empresas a cerrar oficinas. La Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI) ya pronosticó hace unos meses que esta situación podría provocar el cierre de una de cada tres agencias inmobiliarias, de forma que se clausurarían 18.000 de las cerca de 60.000 oficinas que hay en España, según sus datos. La ralentización del crecimiento del precio de la vivienda en España ha dado lugar a una caída de los ritmos de venta, cuyo tiempo casi se ha duplicado en los últimos dos años, debido a que los compradores están a la espera de que bajen los precios. Este hecho comienza a afectar a agencias de intermediación inmobiliaria, como Re/Max, Best House o Look & Find, que se están viendo obligadas a cerrar algunas de sus oficinas por la falta de negocio. Sin embargo, el caso más representativo parece ser el de Fincas Corral, según publicó el diario 'Cinco Días', que podría haber cerrado la mitad de las 350 oficinas con las que contaba a comienzos de año, aunque Efe no ha podido confirmar estos datos.