Iberdrola ha vuelto a ofrecer a sus accionistas la posibilidad de elegir entre recibir su retribución en efectivo o en nuevas acciones de la compañía, sin gastos ni comisiones, a partir del programa ‘Iberdrola Dividendo Flexible’, y el 69,3% del capital social de la compañía ha optado por recibir nuevas acciones de la empresa, lo que demuestra la buena evolución de la cotización del grupo, que se ha consolidado como una de las principales utilities del mundo por capitalización bursátil.

Para hacer frente a los resultados del ejercicio 2016, Iberdrola emitirá 97.911.000 nuevas acciones, lo que supone ampliar el capital de la sociedad en un 1,539%. Por otro lado, los titulares de 1.956.083.947 derechos de asignación gratuita han preferido acogerse al compromiso de compra asumido por Iberdrola, fijado en 0,135 euros brutos por acción.

Esto supone un incremento del dividendo del 8% con respecto al importe mínimo comprometido en enero de 2016, que fue de 0,125 euros brutos por título. En consecuencia, la empresa ha adquirido los indicados derechos por un importe bruto total de 264,071 millones de euros.

El programa ‘Iberdrola Dividendo Flexible’ permite que los accionistas pueden elegir entre recibir títulos del grupo de forma gratuita y sin retención fiscal o recibir su retribución en efectivo, bien vendiendo sus derechos de asignación al precio fijo comprometido por la compañía, o bien vendiéndolos en el mercado. Estas tres opciones no son excluyentes, por lo que el accionista puede elegir una de las alternativas o combinarlas de acuerdo a sus preferencias.