ECONOMIA

El consumo de cemento cayó en 2016 un 3,1%

El consumo de cemento en España volvió a caer en 2016 al situarse en 11.140.639 toneladas, lo que supone un descenso del 3,1% respecto a 2015, el equivalente a más de 350.000 toneladas, según los datos de la Agrupación de fabricantes de cemento en España (Oficemen).

Las exportaciones “han paliado, aunque sólo en parte”, la caída del mercado doméstico, con un crecimiento del 5,6%, que ha permitido alcanzar las 9.782.631 toneladas. España cuenta con un coste eléctrico -la partida con mayor impacto sobre el coste de producción del cemento- de los más elevados de Europa, lo que reduce “notablemente” el margen de maniobra de la industria española frente a los países de nuestro entorno.

El coste en aumento de la energía “que venimos sufriendo en los últimos meses, podría poner además en peligro la posición de liderazgo de nuestro país, que en la actualidad se sitúa a la cabeza de la Unión Europea en exportación, tanto intra como extra comunitaria”, señalan desde Oficemen.

“Tras casi una década de profunda crisis, el panorama para 2017 es muy preocupante” explica el presidente de Oficemen, Jaime Ruiz de Haro. “Hace tan solo unos días el Ministerio de Fomento ya adelantó que, debido a las exigencias de cumplimiento del objetivo del déficit público, 2017 sería un año ‘complicado’ para la inversión en infraestructuras, con una dotación total incluso inferior a la del año terminado y batiendo un nuevo mínimo histórico”.

Para 2017, el Departamento de Estudios de Oficemen prevé un año de estancamiento, con un crecimiento inferior al 1%. No obstante, estas cifras dependen en gran medida de que se cumpla la esperada evolución en positivo de la edificación residencial. “La cuestión es que sería necesario que la vivienda creciera de forma exponencial para llegar a compensar la caída en el consumo de cemento derivada del parón en las infraestructuras”, añade el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza.