ECONOMIA

El SIMA tramitó 398 procedimientos que afectaron a 3,2 millones de trabajadores en 2016

El Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje, SIMA, tramitó 398 procedimientos que afectaron a las relaciones laborales de 3.273.663 trabajadores en 2016. De ellos, las partes optaron por la mediación en un 99,5% de los casos, habiéndose recurrido al arbitraje en dos ocasiones.

Los expedientes de mediación fueron promovidos mayoritariamente por la representación de los trabajadores (391 procedimientos), mientras que la representación empresarial los instó en cuatro ocasiones. Los tres expedientes restantes hasta el total se iniciaron de mutuo acuerdo entre ambas partes.

Se ha constatado, además, un incremento de las mediaciones llevadas a cabo por un solo mediador, que en el ejercicio de referencia ha alcanzado al 43% de los procedimientos.

El 78% de los expedientes tramitados fueron de interpretación y aplicación de una norma estatal, convenio colectivo, acuerdo o pacto, cualquiera que fuera su eficacia, o de una decisión o práctica de empresa. A gran distancia se sitúan las mediaciones previas a la convocatoria formal de huelga, que supusieron el 18% del total.

Gran parte de los procedimientos tramitados versaron sobre conflictos de índole salarial (36%), en particular sobre retribuciones vinculadas a la persona del trabajador como son la retribución variable, los sistemas de incentivos,… Le siguen los planteados por discrepancias surgidas en relación al tiempo de trabajo (17%), principalmente sobre cuestiones relativas a la jornada del trabajador como pueden ser su determinación, la duración de la misma, el cómputo anual, etc.

Cabe señalar que la mayoría de los procedimientos tramitados se han debido a conflictos surgidos en el ámbito de la empresa, siendo los sectores de Contact center y de Servicios financieros donde se centraron la mayoría de ellos.

Por su parte, el porcentaje de conflictos que se resolvieron con acuerdo se situó en el entorno del 26%, correspondiendo el perfil de la mayoría de acuerdos a discrepancias sobre la interpretación y aplicación de un convenio, acuerdo o pacto colectivo surgidos en el ámbito empresarial y que versaban sobre materias relacionadas con el salario.