La administración de la Seguridad Social registró al cierre provisional del ejercicio 2016 -en términos de contabilidad nacional- un déficit de 18.096 millones de euros, equivalente al 1,62% del PIB, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda. Esta marca mejora el objetivo inicialmente previsto del 1,7%.

Este saldo es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 123.253,10 millones de euros y unas obligaciones reconocidas de 141.954,32 millones de euros.

Las prestaciones continúan representando el núcleo duro del gasto, con un crecimiento del 3,37% en tasa anual. En términos de recaudación efectiva o neta, los ingresos por cuotas alcanzan los 102.491,32 millones de euros y avanzan el 3,15% anual, una tasa que dobla la de 2015 (1,59%).

Como viene siendo habitual, del volumen total de derechos reconocidos, el 91,23% corresponde a las Entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y el 8,77% restante a las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad. En cuanto a las obligaciones, el 92,06% ha sido reconocido por las entidades gestoras y el 7,94% por las mutuas.

En términos de derechos reconocidos, las cotizaciones sociales ascienden a 103.516,81 millones de euros, lo que representa un aumento del 2,93% respecto al mismo periodo del año anterior, que viene originado por el aumento de la cotización de ocupados en un 3,67%, mientras que la cotización de desempleados desciende un 7,41%.

Las transferencias corrientes alcanzan los 16.066,44 millones de euros, un 0,50% más que las acumuladas en el mismo periodo de 2015.

Los ingresos patrimoniales registran 1.722,65 millones de euros, con un decremento interanual del 24,15%, y las tasas y otros ingresos reflejan la cantidad de 995,13 millones de euros, con un descenso del 12,17%.