INSTRUMENTOS

Tres razones por las que las pymes de restauración deben implantar un ERP

Las pymes de restauración que utilizan aplicativos ERP para gestionar su negocio, son más eficientes y rentables que las que no se apoyan en soluciones tecnológicas.

Con esta rotundidad se manifiestan desde Datisa, proveedor español de soluciones ERP para pymes, cuya directora comercial y de marketing, Isabel Pomar, asegura además que, “las empresas de restauración que gestionan el back office de su negocio mejoran la viabilidad del mismo. Gestionar con información consistente, actual y veraz permite optimizar el funcionamiento de las áreas que componen la organización y, con ello, mejorar los números finales, o sea, la cuenta de resultados”.

A la pregunta de por qué deben las pymes de restauración utilizar un ERP, desde Datisa señalan:

– Innovar para crecer

La tecnología se ha hecho ya imprescindible en los negocios. Y la restauración no es ni mucho menos, una excepción. Los modernos sistemas ERP, basados en la tecnología más innovadora facilitan la toma de decisiones al proporcionar información interactiva con estadísticas e informes detallados, ofrecen una gran seguridad en la planificación de las compras con funciones específicas como los pedidos automáticos por proveedor en función de determinados criterios como máximos y mínimos por consumo o previsión y un adecuado control del stock ya que permiten conocer en todo momento el estado de las existencias y la trazabilidad de los artículos almacenados, algo, particularmente importante ya que afectan a la salud de las personas. 

– Controlar los costes 

Como en cualquier negocio, mantener a raya los costes, es una necesidad para poder rentabilizar al máximo la actividad. Sin embargo, el control de los costes difícilmente se puede hacer con lápiz y papel, ni siquiera en los establecimientos más pequeños. Es importante, por ejemplo, el control del libro de recetas para conocer de verdad el coste real del mismo y las previsiones de consumo. Optimizar la gestión de los pedidos a proveedores y evitar las roturas de stock contribuyen también a reducir los costes. 

– Mejorar la calidad del servicio 

Por muy gratificante que haya resultado la experiencia, si en el proceso de facturación algo falla, es muy probable que el cliente arrastre una imagen negativa del establecimiento. Por eso, es tan importante garantizar la calidad del servicio, de principio a fin. Un ERP que permite agilizar los procesos de facturación y cobro, mejorar el servicio que prestan los camareros, optimizar el control de la sala para que ninguna mesa espere más de lo debido o gestionar de manera eficiente las comandas para que todo salga en tiempo y modo adecuados, aportará, sin duda, grandes ventajas a unos establecimientos frente a otros. Al terminar la jornada, las funcionalidades de cierre diario, con las diferentes posibilidades que ofrece, garantizando la confidencialidad que se precisa, es otra de las cualidades que los negocios de restauración deben tener muy en cuenta como argumento para la utilización de un ERP.