Banco Santander espera obtener un beneficio atribuido en el primer semestre de aproximadamente
3.600 millones de euros, un 24% más que en el mismo periodo del año anterior.

Según ha señalado la entidad, tras la integración de Popular, el beneficio neto atribuido de Santander, a 30 de junio de 2017, experimentará una variación “muy poco significativa” con respecto al beneficio estimado que habría dado el grupo si no se hubiera producido la adquisición.

Excluyendo los resultados extraordinarios del primer semestre de 2016 y el impacto de los tipos de cambio, se espera que el beneficio crezca un 11%.

Excluido el impacto de tipo de cambio, se espera que los ingresos totales aumenten aproximadamente un 7% con respecto al primer semestre de 2016, gracias al incremento del margen de interés (+6%) y de los ingresos por comisiones (+11%). Los costes aumentarán algo menos de un 4%, por debajo de la inflación media de los mercados principales del Grupo.

Banco Popular aporta unos créditos netos de aproximadamente 82.000 millones de euros y unos depósitos por valor de 65.000 millones de euros, lo que supone en torno a un 10% y un 8.5% de los créditos y depósitos totales del Grupo tras la integración, respectivamente.

La ratio de mora de Banco Popular es de aproximadamente un 20%, con una ratio de cobertura estimada del 61% tras los ajustes de la adquisición. Cuenta con aproximadamente 17.500 millones de euros (brutos) de activos inmobiliarios que, tras saneamientos, se reducen a 6.500 millones de euros de valor neto en libros, con una ratio de cobertura resultante de aproximadamente el 63%.