Las altas de autónomos se incrementaron en un 21,2% cuando se aprobó la tarifa plana de 50 euros en 2013 y con respecto al 2012, mientras que las bajas lo hicieron en un porcentaje menor, un 8%.

Según un estudio realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), esta proporción se ha venido manteniendo mes a mes y año a año hasta diciembre de 2016 y la tendencia en 2017 también es similar, ya que a julio de este año se han dado de alta 417.427 autónomos y de baja 385.576.

“Y si ampliamos los periodos de datos y comparamos el periodo 2009-2012 con el 2013-2017 se observa que las altas se han incrementado un 60% y las bajas un 40%”, apuntan.

De esta forma, la entrada en vigor de la tarifa plana ha supuesto hasta hoy 200.230 empleos autónomos netos (3.363.024 altas de enero de 2013 a julio de 2017 frente a 3.162.794 bajas en el mismo periodo). “Pero este crecimiento no es flor de un día ya que los autónomos han conseguido consolidar esos negocios a los que se les ayudó a poner en marcha. Podemos hablar de consolidación”, ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA.

En 2017, el 15% de los negocios de los autónomos tiene menos de un año; antes de la tarifa plana eran el 22%. Además, en 2012, el 63% de los negocios de los autónomos superaba los tres años de antigüedad y en estos momentos es casi el 67%, señalan desde la federación.