CaixaBank obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio atribuido de 1.488 millones de euros (+53,4% respecto a septiembre de 2016), lo que supone el mejor resultado en su historia en este periodo y, también, su mayor beneficio trimestral, con 649 millones.

2La evolución hasta septiembre viene marcada por la consolidación por integración global de los resultados de BPI desde febrero, que impacta en los principales epígrafes de la cuenta de resultados, y por la intensa actividad comercial de la entidad.

El margen bruto alcanzó los 6.491 millones, un 9,3% más, por la incorporación de BPI y la mayor generación de ingresos básicos del negocio bancario, que aumentan un 19,4% en el Grupo y un 10% en CaixaBank, y que permiten compensar los menores resultados derivados de activos y pasivos financieros.

La rentabilidad mejora desde diciembre 235 puntos básicos y se sitúa en el 8%, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador alcanza el 10,5%, con un resultado de 1.490 millones en los nueve primeros meses.

La ratio de morosidad se sitúa en el 6,4% (6,9% a 31 de diciembre 2016) y la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora hasta el 50% (47% a cierre de 2016).

Por su parte, el capital total, en términos fully loaded, se sitúa en el 15,8%, por encima del objetivo fijado en el Plan Estratégico del 14,5%. Durante los nueve primeros meses del año, esta ratio se ha reforzado con la emisión de 1.000 millones de AT1 y por varias emisiones de deuda subordinada, por importe total de 2.150 millones, entre febrero y julio.