DestacadosECONOMIA

Ventajas e inconvenientes del alquiler a estudiantes extranjeros

Cada año, 42.000 universitarios de otros países vienen a estudiar a España mediante el programa Erasmus, lo que nos convierte en el destino preferido de los estudiantes de intercambio según el informe HousErasmus+. El 75% de estos alumnos se alojan en pisos compartidos, debido a la escasez de plazas en las residencias universitarias.

Esta creciente movilidad académica ha provocado un auge del alquiler de alojamientos para estudiantes, que de forma creciente se gestionan a través de las plataformas online de alquiler para alumnos extranjeros. Estos sitios de Internet utilizan las nuevas tecnologías para poner en contacto a los estudiantes y los propietarios de una manera más rápida, fácil y segura.

Por ello, Niels Van Deuren, fundador y CEO de Housing Anywhere, explica las ventas y desventajas de este tipo de alquiler.

Ventajas

Cada vez más propietarios están descubriendo las ventajas que ofrece el alquiler para estudiantes extranjeros frente a otras opciones. En primer lugar, mientras que un contrato de arrendamiento convencional dura tres años, el alquiler para estudiantes tiene una duración inferior (según los datos de nuestra plataforma, la estancia media de los estudiantes extranjeros en España es de seis meses). Esto permite a los propietarios ajustar el precio de la renta según el mercado y disponer del inmueble en caso de que lo necesiten.

girl-925635_640En segundo lugar, el alquiler para estudiantes ofrece una mayor rentabilidad ya que los propietarios pueden alquilar con antelación su propiedad en función de la fecha de salida del inquilino actual y así evitar que su propiedad se quede vacía. Además, el proceso de alquiler es más rápido y ágil ya que los propietarios no necesitan enseñar el piso. Por otro lado, el alquiler para estudiantes supone menores riesgos y molestias que el alquiler turístico, más conflictivo.

Finalmente, tampoco hay que dejar de lado el enriquecimiento cultural que supone tratar con estudiantes procedentes de otros países. Por ejemplo, alquilar una habitación sobrante en casa durante unos meses a un alumno extranjero puede ser una excelente manera de que nuestros hijos puedan conocer a otros jóvenes europeos y practicar el uso de los idiomas.

Inconvenientes 

A pesar de estas ventajas, en muchas ciudades sigue existiendo un déficit de viviendas de alquiler para estudiantes extranjeros. Según los datos de Housing Anywhere, a nivel de toda España existen 1,06 demandas de alquiler por cada oferta, lo que confirma que la demanda de pisos para estudiantes supera ligeramente a la oferta disponible. En las grandes ciudades, la falta de alojamientos para estudiantes es bastante mayor. Esto se debe a diversos prejuicios.

En primer lugar, muchos propietarios señalan la dificultad de encontrar a estudiantes extranjeros a quienes alquilar su vivienda, debido a barreras como la distancia geográfica y el dominio del idioma. Sin embargo, los portales de alquiler de alojamientos para estudiantes extranjeros han simplificado enormemente las cosas. Basta con poner un anuncio gratuito y automáticamente lo verán miles de usuarios en decenas de países.

También es bastante frecuente el temor a impagos de la renta por parte de los inquilinos extranjeros. Para evitar que esto suceda, las plataformas de alquiler más profesionales garantizan el cobro de la primera mensualidad antes de entregar las llaves. Además, el propietario cobrará el primer mes incluso si el inquilino no se presenta el día acordado.

Un tercer temor muy habitual es la complicación que puede suponer tener que recibir pagos desde el extranjero (a menudo son los padres quienes abonan el alquiler del alojamiento de sus hijos). Sin embargo, a través de las plataformas de alquiler para estudiantes se pueden recibir pagos desde cualquier país del mundo sin pagar recargos por el cambio de divisas.

Finalmente, al igual que con cualquier tipo de alquiler, siempre existe el miedo a topar con un inquilino conflictivo. Aunque, a diferencia de lo que sucede con el alquiler convencional, muchas de estas plataformas incorporan sistemas de valoración por parte de los usuarios que permiten conocer de antemano la reputación de los solicitantes. Esto ayuda a prevenir la mayoría de los problemas que puedan surgir. Por ejemplo, en las plataformas como Housing Anywhere, el porcentaje anual de incidencias que registramos es inferior al 0,5% del total.