DestacadosECONOMIA

Disrupción digital, catalizador de todos los ODS

Especial ODS y Agenda 2030. Adolfo Borrero (Ametic)

Aunque en España solo el 9% de las empresas del IBEX han adoptado algún tipo de estrategia auténtica para incorporar los ODS dentro de su día a día, es cada vez más generalizado el interés por seguir el marco de referencia de actuación que los ODS nos ponen a disposición, tanto para el comportamiento empresarial como el individual

La omnipresencia de las nuevas tecnologías en nuestras vida privada y profesional, acompañada de un proceso de continua disrupción gracias a su poder de innovación, las convierten en el catalizador perfecto para que se esté avanzando en el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus 169 metas para 2030.

Sin ser exhaustivos, vamos a dar algunas ideas de cómo las TIC pueden ser claves para alcanzar las metas trazadas por Naciones Unidas, muchas de ellas tratadas en números anteriores de Agenda de la Empresa (AE), y es que el marco que nos proporcionan las ODS ordena en muchos sentidos nuestra forma de orientar los negocios, que se ven reforzados al avanzar en ellos.

Fin de la pobreza

Las TIC han sido un factor esencial en la generación de riqueza en cualquier industria gracias a su poder de automatización de los procesos. Por otra parte, Internet es un medio global que permite acceder a la información y desarrollar la actividad desde cualquier parte del mundo. Por ello, es necesario facilitar el acceso a ellas para poder avanzar en el fin de la pobreza. Así, tenemos que avanzar en la formación en los nuevos perfiles profesionales digitales, el despliegue de redes de banda ancha en las zonas desfavorecidas y la disponibilidad de infraestructuras TIC.

Hambre cero

Uno de los aspectos para la consecución del objetivo de Hambre Cero, en los que las tecnologías juegan un papel relevante, es el concepto de Smart Agro, tratado por AE en sendos números en 2016 y 2017. Las soluciones digitales ya están muy activas en la industria agroalimentaria y mejoran aspectos como la competitividad de las actividades agrícolas y ganaderas, incluyendo la trazabilidad y el mejor conocimiento de los mercados, provocando un equilibrio poblacional por sexo, edad, educación, etc.

Salud y bienestar

La utilización de la Telemedicina permite llegar a muchas regiones inaccesibles y prestar servicios de salud por los mejores especialistas sin necesidad de desplazarlos al emplazamiento del enfermo. La facilidad de los drones para acceder a zonas complejas los hace esenciales para llevar medicamentos a cualquier lugar, incluyendo zonas inaccesibles o en conflicto. Uso de la Impresión 3D para fabricar remotamente elementos físicos de nuestro cuerpo. Los sensores embebidos y la Inteligencia Artificial como herramienta de soporte médico.

Educación de calidad

El aprendizaje y asesoramiento adaptativo es más fácil mediante la digitalización de los procesos educativos, que genera un conjunto de datos muy valiosos que analizados crean una visión totalmente adaptada a las necesidades de cada estudiante. Tecnologías como el e-Learning o los MOOC (Massive Online Open Courses) permiten un nivel de personalización mucho mayor que el tradicional.

Igualdad de género

Las soluciones digitales facilitan tanto a las mujeres y a las jóvenes acceder a información importante para sus funciones productivas, reproductivas y comunitarias. El acceso a las soluciones digitales hace que las mujeres logren un mayor protagonismo en sus comunidades, les ofrecen flexibilidad de tiempo y espacio, y pueden resultar útiles para las que se enfrentan al aislamiento social. Una buena formación en habilidades digitales permite el acceso a las mujeres a puestos de trabajo de mayor valor añadido, incluso a la realización de proyectos empresariales.

Agua limpia y saneamiento

La digitalización de los procesos de negocio son particularmente importantes en la gestión inteligente del agua, ya que facilitan la medición y supervisión del abastecimiento, así como automatizando las acciones sobre la red. Ayudan a los profesionales a garantizar una utilización equitativa y sostenible del abastecimiento en agua, por lo que se convierten en factor clave de la salud gracias a la higiene que añaden. Según varios estudios, una gestión inteligente del agua permitiría ahorrar hasta un 70% del agua utilizada para el riego agrícola, el mayor consumidor de agua.

Energía asequible y no contaminante

Las tecnologías que se engloban bajo el concepto de Smart Energy, también tratado por AE, juegan un papel decisivo para la eficiencia energética y, especialmente, en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores de la economía. Estos procesos y tecnologías más verdes pueden desempeñar un papel importante para reducir de manera significativa las emisiones de gases de efecto invernadero a escala mundial.

La eficiencia energética es una de las herramientas más potentes contra el despilfarro de energía. El descenso de precios en las energías renovables, muy en especial el de la fotovoltaica, permite que ya sean competitivas como fuente renovable de energía ilimitada.

Trabajo decente y crecimiento económico

Para promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el pleno empleo productivo y el trabajo decente, se necesitan cada vez más conocimientos informáticos básicos en todos los sectores. Para ello, debe darse prioridad a formación en habilidades digitales, en especial para los jóvenes, que les permitirá encontrar un trabajo atractivo. Si se desplegara una infraestructura de banda ancha para cubrir la conectividad en las zonas blancas, según la ITU, un 10% en aumento de red, provocaría un despegue del PIB global de entre un 0,25% al 1,38% que en países emergentes se multiplicaría dado su punto de partida de infraestructuras poco desarrolladas, pudiendo llegar hasta un 12% del PIB es estos países.

Industria, innovación e infraestructura

Las TIC desempeñan y seguirán desempeñando un papel esencial en la creación de infraestructuras resistentes, la promoción de una industrialización integradora y sostenible y el fomento de la innovación. La infraestructura mundial y local del siglo XXI está controlada, gestionada y optimizada por los procesos digitales, ya sean redes de alimentación eléctrica, abastecimientos de agua, los sistemas de transporte o las propias redes de comunicación. La industrialización y, en particular, el aumento de productividad que permite obtener, depende en gran medida de una utilización eficaz de las tecnologías. Nunca se ha fomentado en la historia de forma más clara y explícita la Innovación, que para las sociedades emergentes significa un acceso a la información y al conocimiento.

Reducción de las desigualdades

Las Tecnologías de la Información tienen claramente el potencial para ayudar a reducir la desigualdad, tanto dentro de los países como entre ellos. Pero es preciso centrarse concienzudamente en el desarrollo de las capacidades humanas y garantizar que las personas situadas en la base de la pirámide cuenten con las cualificaciones necesarias para gestionar su propio desarrollo.

La imposibilidad de acceder a las tecnologías presenta el riesgo de exacerbar las actuales brechas digitales. El reto consiste en aplicar políticas que garanticen un acceso y un uso más equitativos de las TIC. La transformación digital tiene un enorme potencial para reducir la desigualdad cuando es usada para llevar la información y los conocimientos a todos los sectores de las sociedades, llevando el progreso económico y social a los sectores más desfavorecidos, incluidos los que viven con alguna discapacidad, así como a mujeres y niñas.

Ciudades y comunidades sostenibles

El concepto “Smart Villages” es un término relativamente nuevo dentro de la política de la UE para las Ciudades Inteligentes, se refiere a las áreas y comunidades rurales que trabajan para aumentar sus fortalezas y recursos, desarrollando nuevas oportunidades.

Una “Smart Village” se centrará típicamente en aspectos relacionados con la capacitación digital, el acceso a sistemas de telemedicina y otros servicios básicos, soluciones innovadoras para la protección del medioambiente, soluciones de economía circular para los residuos agrícolas, la promoción de productos locales utilizando nuevas tecnologías, la implementación de proyectos de especialización en el sector primario, o las actividades turísticas y culturales. La naturaleza rural de los pequeños municipios españoles, que ocurre en otros muchos países, crea las condiciones para la aparición del concepto Smart Rural como una particularidad de los Territorios Inteligentes, permitiendo definir y programar actuaciones para las pequeñas poblaciones rurales.

Producción y consumo responsables

Para cumplir este objetivo, el ya mencionado Smart Agro, juega de nuevo un importante rol. También las tecnologías disruptivas como la Impresión 3D, el IoT, el Machine-to-Machine (M2M), el Big Data, Data Analytics, el Cloud Computing, el uso de drones y la robótica son elementos clave en el ODS 12. Muchos de estos temas han sido tratados en los números anteriores de AE desde la perspectiva empresarial se expuso cómo contribuyen las diferentes industrias a generar un incremento en la eficiencia, lo que redunda en lograr aumentos de la renta per cápita diferenciales.

Otro aspecto de la digitalización, gracias a su poder de comunicar a amplios sectores de la población, es su faceta de despertar las consciencias de los problemas que los residuos acarrean. En este sentido, la “Gamificación” permite mediante juegos digitales educar a una parte de la población que es reacia a los canales convencionales.

Acción por el clima

Todos los conceptos Smart que han sido objeto de portada de AE se dan cita en la ayuda de este objetivo. Entre ellos destacan: Smart Energy, Smart Mobility, Smart Agro, Smart Building y Smart Manufacturing. Es cierto que muchas empresas trabajan en estas áreas de actividad, pero no han tomado los ODS como una referencia de metas que cumplir con su quehacer diario, pues de forma efectiva están contribuyendo a que se logren, pero no ven los aspectos positivos que pueden acarrearles para su imagen ante la sociedad y hacia sus empleados. Los ODS pueden hacer que la toma de conciencia auténtica y coherente por parte de los empresarios conduzca a un mundo mejor.

Vida submarina

La inclusión de sensores IoT en las zonas costeras permiten mediar la calidad de las aguas, instalados en boyas especializadas permiten ver la evolución de las aguas, que están siendo gravemente afectadas por el cambio climático, produciéndose una desaparición de especies y la merma de la riqueza del fondo marino. La limitación y control de la pesca industrial a través de sensores y localizadores de la actividad del buque permite preservar la biodiversidad del medio. Respecto a la evolución de las costas, está surgiendo con fuerza el concepto de Smart Beach, que utiliza la tecnología para la detección de ocupación, calidad medioambiental, alerta sobre incidentes y comunicación en general.

El uso de drones submarinos para ver el deterioro de los arrecifes, los sistemas de alerta temprana de tsunamis y los Sistemas Satelitarios de observación de la temperatura del mar son otras de las tecnologías utilizadas en este campo.

Vida de ecosistemas terrestres

Ejemplos lo tenemos en el uso de sensores infrarrojos a bordo de drones aéreos que monitorizan los focos de incendios, miden la humedad en tierra o detectan potenciales avenidas. Se está aplicando con éxito en las islas bajo el concepto de Smart Island, que integra sistemas de alerta temprana para la detección de amenazas como son las inundaciones, los terremotos o las erupciones volcánicas, muy frecuentes en las islas españolas. Los sensores implantados en animales para seguimiento de la fauna, son otro instrumento útil para las administraciones y centros de investigación en la preservación de la biodiversidad. Los modelos de predicción meteorológica basados en satélites permiten adaptar los recursos disponibles a cada momento. Tecnologías como la Inteligencia Artificial se han puesto a disposición para poder analizar el complicado entramado de nuestro planeta.

Paz, justicia e instituciones sólidas

El uso de prácticas como el eGoverment o la eDemocracy fomentan la transparencia y la participación ciudadana en la gestión pública, haciendo al ciudadano protagonista de la toma de decisiones, lo que redunda en el beneficio de las instituciones y de una gestión más directa sobre los activos de la ciudad. El Open Data permite que empresas y academia desarrollen nuevas aplicaciones que consoliden el sistema.

El Big Data como gestor de análisis predictivo permite la detección de patrones criminales, aumentando la seguridad. Si esto se realiza con Sistemas de Información Geográfica, los patrones de comportamiento se reflejan de una manera gráfica pudiendo ser mejor perseguidos. De nuevo, el uso de drones se torna en un aliado para el mejor desempeño de los cuerpos de seguridad.

Alianzas para lograr los objetivos

Las regulaciones sobre el uso de la tecnología es una de las grandes barreras para su desarrollo y puesta a disposición de la ciudadanía. La escasa formación digital de los reguladores, legisladores y responsables políticos en general, hacen que la regulación vaya mucho más atrasada que la tecnología. El caso de los drones es paradigmático, pues la limitación regulatoria impide su uso intensivoen muchas de sus posibles apliaciones. Finalmente, la falta de aceptación por parte de las instituciones públicas del fenómeno de la Transformación Digital retrasa el cumplimiento de los ODS, por lo que acciones de concienciación y formación de los servidores públicos son muy necesarias para cumplir los objetivos.

Conclusiones

En la descripción anterior hemos observado cómo las soluciones digitales están disponibles para ayudar a cumplir las metas de los 17 ODS de Naciones Unidas de una forma muy efectiva. En una época en que los “millennials” están accediendo al mercado laboral, los ODS nos ofrecen un marco para que las empresas se impliquen y, aumentando su negocio haciendo un mundo más sostenible, enganchen a las nuevas generaciones que demandan este tipo de compromisos.

 

Adolfo Borrero Villalón

Vicepresidente de Ametic y presidente de la Alianza Inercia

 

Artículo incluido en el número de febrero de la revista Agenda de la Empresa