DestacadosEMPRESAS

Parte del ADN de Endesa

La reciente creación de la Comunidad de Expertos en Datos de Endesa como espacio de desarrollo de competencias conocimientos y experiencias está actuando como eje impulsor

El mundo está pasando por una nueva revolución industrial protagonizada por Internet que ha hecho cambiar el modelo de negocio de todas las empresas, incluso de las consideradas más tradicionales como es el sector de la energía. Esta digitalización de las empresas ha llevado a Endesa a desarrollar un modelo de negocio novedoso aplicando también la denominada Inteligencia Artificial a todas las áreas de la empresa, desde el origen de la energía en el área de generación, a su distribución y finalmente su comercialización.

Conscientes de este nuevo paradigma, Endesa ha creado en febrero de este año una Comunidad de Expertos de Datos, de la que forman parte un centenar de profesionales de diferentes áreas (el 17% de ellos se encuentran en Andalucía), cuyo objetivo es compartir ideas de mejora a través de los millones de datos que una empresa como Endesa genera. Una forma de poner en valor los datos que existen y aplicarlos en beneficio del cliente. Fruto de este comité, que antes de su conformación ya venía trabajando de forma individual, han surgido proyectos innovadores que ya se han aplicado en el día a día de la compañía.

“La conciencia sobre la necesidad de un mejor uso de los datos ya forma parte del ADN de Endesa y sus empleados, y la reciente creación de la Comunidad de Expertos en Datos de Endesa como espacio de desarrollo de competencias, conocimientos y experiencias, está actuando como eje impulsor. Podemos afirmar que la analítica descriptiva se encuentra desplegada al más alto nivel dentro de la organización, que la analítica predictiva ya es una realidad en áreas como Recursos Humanos, Mercado, Gestión de la Energía, Distribución y Generación, teniendo ya un impacto directo en el rendimiento del negocio, y que Endesa ya ha desarrollado algoritmos de Deep Learning para la detección del fraude eléctrico, y está empezando a vislumbrar otras oportunidades. Por último, y algo muy destacable, es que en todas estas iniciativas el talento es la clave y, en este sentido, Endesa ha sido capaz de atraer el talento necesario para poder acometer sus proyectos”, señala Juan Raggio, responsable de la Comunidad de Expertos en Datos de Endesa.

Detección de pérdidas no técnicas. Las pérdidas no técnicas son lo que normalmente se conoce como fraude. Es decir, el enganche ilegal a la red de distribución eléctrica que supone no solo un delito en sí mismo, sino además un problema para la seguridad de las personas que viven en estos entornos.

El equipo de expertos de Endesa ubicado en Sevilla aplicó la Inteligencia Artificial desarrollando un algoritmo que permite detectar con mayor fiabilidad estas “pérdidas no técnicas”. Este algoritmo, del cual aprende la propia máquina (Machine Learning), se viene aplicando desde 2017 en toda España, empezando a obtener este año los primeros resultados que arrojan a la luz una tasa de éxito del 36% en las inspecciones de fraude que se realizan tras la aplicación de este algoritmo.

Digitalización de la gestión de incidencias en la red. Endesa ha puesto en marcha un proyecto de Digitalización en la Gestión de Averías para mejorar la calidad de suministro en la red de distribución y la información que recibe el cliente. El proyecto tiene tres ejes: la atención directa al cliente, la gestión inteligente de las incidencias y la mejora de la calidad del producto.

Por un lado, la gestión inteligente de las averías permite minimizar los tiempos de interrupción del suministro y para ello la automatización de la red con la instalación de telemandos es clave. Endesa ha instalado ya cerca de 17.000 telemandos y tiene previsto superar los 24.000 en 2020. Su principal beneficio es reducir el tiempo de restablecimiento del servicio eléctrico cuando se produce una avería, ya que las primeras operaciones de recuperación del suministro pueden realizarse desde el centro de control de manera remota sin tener que esperar a que los equipos de campo lleguen al lugar de la incidencia.

Cerca del 12% de la red de distribución de Endesa, que abarca 317.500 kilómetros de líneas (casi ocho veces la circunferencia de la tierra), está ya automatizada y el objetivo es llegar al 18% en 2020.

Dentro de este proceso de digitalización, Endesa puso en marcha el año pasado el sistema LARS (Localización de Averías y Reposición del suministro), un sistema automático que funciona ante una avería como un operador virtual, realizando desde el mismo sistema del Centro de Control -al igual que harían los operadores humanos- las maniobras en la red que sean necesarias para aislar la averías y reponer el suministro en menos de tres minutos. LARS se encarga de gestionar los telemandos y hará mucho más en el futuro. Se está trabajando para integrar datos históricos de averías, tasas de fallo, mapas de obras de las calles y previsiones meteorológicas entre otra información, para que el sistema pueda determinar con mayor precisión en qué punto de la línea se ha producido la avería. De este modo, se aplica la Inteligencia Artificial para procesar toda esa información.

Contadores Inteligentes. La instalación de Contadores Inteligentes en los hogares que, según marca la normativa, tiene que completarse a finales de este año, ofrece también una gran oportunidad de aplicación de Inteligencia Artificial, ya que a través de la lectura de los contadores se puede no solo facturar al cliente por su consumo en real con datos horarios, sino saber en tiempo real si una avería está en la instalación particular del cliente o en nuestra red de distribución.

Atención al cliente. La Inteligencia Artificial se aplica también al cliente. Endesa está trabajando en un asistente virtual que, con lenguaje natural, permita digitalizar la atención por distintos canales de atención (voz, web, y APP).

Además, Endesa ya aplica el Machine Learning a la hora de crear tarifas más personalizadas para sus clientes. A través de este mecanismo, se están desarrollando algoritmos que permitan dar un servicio más individual a cada persona, ya que las necesidades de cada usuario son diferentes y, gracias a la aplicación de estas tecnologías, se puede lograr una individualización cada vez mayor de los servicios.

Presente y futuro. “Hablando del presente y del medio plazo, todas las áreas de negocios en estos momentos tienen o están activando proyectos donde el “tratamiento de datos masivos” es su eje articulador. Además, se está actuando con celeridad para mejorar y desarrollar las competencias de aquellos perfiles claves dentro del ecosistema de datos, entre otros: Data Scientist, Business Traslators y Data Arquitects. Y siendo conscientes del potencial que existe dentro de la universidad y del ecosistema startup, permanentemente promovemos encuentros y mantenemos líneas abiertas de colaboración”, explica Juan Raggio.

Además, el responsable de la Comunidad de Expertos en Datos de Endesa señala que, a largo plazo, “somos conscientes de que el contexto de negocio cada vez estará sometido a una mayor complejidad, con un cliente que va a exigir mejores y diferentes experiencias. El contexto en que desarrollamos nuestra actividad va a cambiar, se recogerán nuevos datos y tendremos que tomar decisiones más rápidamente. Ante esta situación, creo que nos toca no ser conformistas con lo que ya hayamos conseguido, y seguir preparándonos, más allá de las nuevas tendencias que se vayan produciendo; nuevos lenguajes de programación, nuevas librerías, nuevos algoritmos, mejor hardware, etc. Y todo bajo el esquema de modelos operativos ágiles que Endesa ya ha empezado a implantar en 2018”.

 

Artículo incluido en el especial sobre IA incluido en el número de octubre de la revista Agenda de la Empresa