IDEAS

La digitalización centrada en las personas

El pasado 25 de junio, Telefónica presentó su Manifiesto por un Nuevo Pacto Digital: una digitalización centrada en las personas. El manifiesto expone nuestra visión y recomendaciones sobre los desafíos que nos plantea esta nueva era donde la digitalización se hace omnipresente, pero donde todavía afrontamos problemas de desigualdad digital, tanto en lo relativo al acceso como en las capacidades digitales de las personas.

Con este llamamiento, Telefónica se sitúa en el centro de la discusión pública y política, aportando nuestra visión con propuestas concretas adaptadas a los nuevos retos. Queremos ser socios de los gobiernos y de las sociedades donde operamos porque somos conscientes del profundo impacto de la transformación digital no solo en la economía, sino también en los pilares críticos de nuestras democracias, en la aplicación efectiva de los derechos civiles y humanos, y en el Estado de derecho. Para lograr una digitalización sostenible, justa e inclusiva, los principales temas a incluir en el debate de un Nuevo Pacto Digital son cinco:

  1. La digitalización debe ser un proceso inclusivo del que todos podamos participar. Miles de millones de personas en todo el mundo siguen sin conectividad, y sin conectividad no hay digitalización. Para lograrlo, el despliegue de banda ancha debe ser una prioridad para la Administración Pública. El sector privado, por su parte, tiene que desarrollar nuevos modelos de despliegue de infraestructuras y comercialización de banda ancha en zonas sin acceso que sean sostenibles desde el punto de vista económico. Pero para que puedan ser exitosos, precisan de nuevos marcos regulatorios y de políticas fiscales que incentiven el despliegue de infraestructuras.
  1. Las políticas sociales y fiscales deben adaptarse a las sociedades digitales actuales. Los Gobiernos deben asegurarse de adoptar las políticas necesarias para que los ciudadanos estén preparados para guiarse en el nuevo entorno digital, colaborando con otros agentes sociales para formar y educar y así garantizar el derecho al empleo de las personas ante el riesgo de la automatización de muchos trabajos. Es muy importante también que lleven a cabo un sistema fiscal claro que obligue a las plataformas globales de servicios digitales a pagar los impuestos locales correspondientes y contribuir de forma equitativa al desarrollo de los países donde operan.
  1. Los usuarios deben conocer de forma trasparente sus datos y tener el control sobre cómo y cuándo utilizarlos. Solo así se logrará su confianza y se aprovechará el potencial de los datos como impulsores de cambios sociales positivos en áreas como la salud, la educación, el transporte o el cambio climático. Para garantizar la seguridad y privacidad de los datos se necesitan nuevas formas de colaboración público-privada y un esfuerzo adicional para garantizar la seguridad de los productos y servicios digitales en toda la cadena de valor.
  1. Para la sostenibilidad de Internet son necesarias plataformas globales de servicios digitales más responsables y comprometidas con el desarrollo social. En este sentido, gobiernos y organismos reguladores deben velar por la aplicación de los valores y leyes existentes. Los datos se han convertido en un gran activo competitivo y como tal deben ser considerado por las autoridades de supervisión para evitar posiciones de dominancia.
  1. Es necesaria una modernización de las políticas sociales y de los derechos de los ciudadanos en el mundo digital. Para ello, Telefónica aboga por una Carta de Derechos Digitales pensada en las personas y que proteja también sus valores y derechos fundamentales en el mundo digital.

Además, la regulación debe impulsar la innovación, el emprendimiento y dejar espacio a la experimentación pudiendo actuar rápidamente si fuera necesario.

 

Jerónimo Vílchez Peralta

Director Territorio Sur Telefónica España

 

Artículo incluido en el especial sobre Administración Pública digital del número de marzo de la revista Agenda de la Empresa