ECONOMIA

Tendiendo puentes entre el mundo académico y el mundo empresarial

El pasado 27 de marzo se celebró la cuarta sesión del Growlab

Más de un centenar de estudiantes de 12 centros educativos asistieron a la cuarta sesión del Growlab, iniciativa de responsabilidad corporativa gestionada por la Asociación de Empresarios del Sur de España, CESUR, y por la startup sevillana ec2ce.

Se inauguró el evento con la presentación de los diferentes empresarios que se subieron al pequeño escenario: Francisco Abad, CEO del Grupo R. QueraltóJerónimo Martín, CEO del Grupo MAS , y Pedro Marín, CEO de Inerco, moderados por Julio Estalella, Southern Africa, Middle East & USA HR Business Partner de Abengoa, sentados en este orden en la mesa redonda de esta nueva sesión que llevó por título: ¿Qué es ser empresario? En ella tuvo vital protagonismo el miedo.

La sala poco a poco se fue atestando y alumnos de diferentes institutos acudieron a la cita… participando los siguientes centros educativos: IES Juan A Carrillo Salcedo (Morón de la Frontera), IES Jacarandá (Brenes), IES Gonzalo Nazareno (Dos Hermanas), IES Camas (Camas), IES Isbilya (Sevilla), IES Polígono Sur (Sevilla), Colegio Alemán Alberto Durero (Sevilla), Colegio Portaceli (Sevilla), Grupo Attendis (Espartinas), IES La Campiña (Arahal), IES Federico Mayor Zaragoza (Sevilla) e IES Néstos Almendros (Tomares). De la misma manera, varios empresarios se colocaron entre los diferentes jóvenes.

En el evento, celebrado en la sede de Sevilla de la Fundación Cajasol, se buscó acercar a los jóvenes al mundo de la empresa. “La labor del empresario no es solo producir, es una parte esencial de la estructura social”. Así de contundente sonó el CEO de Grupo R. Queraltó, Curro Abad.

Tras un vídeo que se proyectó sobre qué es ser empresario, comenzó la ronda de preguntas a los diferentes ponentes: Abad enfatizó que lo que más importa es: perseverancia y esfuerzo. Así mismo, señaló que el objetivo de su empresa es que sus diferentes trabajadores crezcan y progresen: “La obligación del empresario es hacer mejor a la gente de alrededor”.

¿Rivalidad si o no? Para Jerónimo Martín , CEO del Grupo MAS, la rivalidad le hace “mejor”, ya que hace que no se quede “en la zona de confort y vayas a más”.

¿Un empresario tiene miedo al fracaso? Responde Francisco Abad: “ Todos los días… El miedo sigue todos los días, hasta cuando te vas de vacaciones y te persigue hasta en el barquito”. Una forma de combatirlo, dijo el empresario, es no limitarse a una sola actividad empresarial, sino abarcar varias “por si una falla… tirar de la otra”. Por su parte, el empresario del grupo MAS confesó: “Todo ese miedo puede llegar a ser palanca para mejorar cada día: Yo tuve miedo de no estar a la altura”.

“¿Os da miedo de que queráis algo, pero que no sabéis si lo lograreis?”, preguntó el CEO de Inerco, Pedro Marín, animando a pelear, pese a que eso lleve a tener una gran dosis de paciencia y no escoger el camino que se puede “ahora”, sino esperar y batallar por algo con lo que realmente se sueña: “Si tenéis una meta, id a por ella y no os podéis parar ni en la primera ni en la segunda piedra”.

“El miedo siempre está ahí”

El moderador lanzó una pregunta al público: “¿Trabajaríais en alguna de estas empresas en verano?” En ese momento, la mayoría de los presentes levantaron la mano, provocando con ello una sonrisa de cada uno los empresarios que los miraban atentamente.

La siguiente pregunta generó risa entre todos los asistentes… ya que le preguntaron a Abad, de nuevo, qué haría si su empresa naufragara. Tras guardar silencio el público por una pregunta que podía parecer improcedente, él no lo dijo, pero quizás lo pensó, y no obstante respondió: “El miedo siempre está ahí” . A partir de ahí se pueden introducir muchos matices, pero el fondo es muy similar.

Dando paso a los últimos minutos del evento, Curro Abad y Pedro Marín reflexionaron sobre la importancia de saber trabajar en grupo, ser crítico en el mismo y, a la vez, ser capaz de que este se desarrolle: con una raíz fuerte se puede cosechar grandes frutos.

Con lo expuesto esta cita se cerró, acercando el mundo académico al mundo de los empresarios y, con ello, dejando una puerta abierta al mundo laboral.