DestacadosECONOMIA

El ICO lanza su primera emisión de bonos verdes por 500 millones

ico emision bonos verdes

Ha tenido una demanda de más de 3.400 millones

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha lanzado su emisión inaugural de bonos verdes por importe de 500 millones de euros. La demanda ha superado los 3.400 millones de euros, lo que pone de manifiesto el interés de los inversores y representa seis veces el importe de la emisión, superando la media habitual de las transacciones del ICO. Este hecho ha permitido que la operación cierre con un spread de 7 puntos básicos sobre la referencia del Tesoro al mismo plazo, el más bajo conseguido por ICO en sus operaciones “benchmark”.

La emisión, dirigida por BNP Paribas, Crédit Agricole CIB, ING y Banco Santander, ofrece un cupón del 0,20% y tiene un plazo de cinco años.

Los fondos se destinarán a financiar proyectos realizados por empresas españolas que contribuyan a la protección del medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático. En concreto, según se establece en el programa marco de bonos verdes del ICO, se financiarán proyectos de energías renovables, eficiencia energética, transporte limpio, prevención y control de la contaminación, gestión sostenible de los recursos naturales y usos de la tierra y gestión sostenible del agua. El programa permitirá también la medición del impacto de los proyectos elegibles y su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, todo ello en el marco de los “Green Bond Principles2 emitidos por ICMA.

En la distribución geográfica, hay que señalar que el 84% de los bonos se ha colocado entre inversores extranjeros, destacando entre ellos los de Alemania y Austria (25%) y Benelux (17%). También ha sido notable la participación de cuentas de Asia y Oriente Medio, donde se ha colocado el 16% del papel.

El ICO realizó un roadshow previo a esta emisión, en el que se visitaron 34 inversores en siete plazas europeas. Muchos de estos inversores internacionales han suscrito la emisión, lo que ha permitido al ICO ampliar su base inversora con nuevas entidades centradas únicamente en la compra de esta clase de bonos.

En la distribución por tipología de inversor destaca la demanda registrada por las gestoras de fondos, que han adquirido el 31% del volumen total de la emisión, seguidas por bancos centrales e instituciones oficiales (28%) y bancos (26%). El resto de la emisión se ha colocado entre aseguradoras y fondos de pensiones.

Asimismo, cabe señalar que el 65% se ha distribuido entre inversores con criterios de inversión medioambientales y sostenibles.