IDEAS

¿Qué fuerzas políticas están comprometidas con el cooperativismo?

Luis Miguel Jurado. Presidente de FAECTA

Entramos en clave electoral. En el mes de abril se da el pistoletazo de salida a un denso periodo de citas con las urnas del que esperamos obtener un saldo positivo medido en términos de avance social y económico. Desde FAECTA hacemos un llamamiento a la reflexión para dilucidar las promesas electorales de la realidad y no hablamos solo de lo que atañe al plano empresarial, como miembros de las cooperativas de trabajo, sino también como ciudadanos y ciudadanas que compartimos la defensa de los derechos básicos y democráticos.

Como cooperativas de trabajo queremos poner el foco en la defensa de aquellos ideales que forman base de nuestros principios, entre los que destacan la democracia, la participación y la redistribución de la riqueza. En este sentido, nuestras demandas de cara al 28 de abril se centran en la defensa de estas premisas y en el reconocimiento del modelo cooperativo como empresas solventes, resilientes, sostenibles e innovadoras. Para el 28 de abril exigimos un compromiso expreso a nivel nacional con la Economía Social y el cooperativismo, un pacto del que emane un respaldo político firme que incida de forma directa en la economía y que implemente medidas de promoción de las cooperativas.

Las iniciativas que demandamos tienen que ver con la creación de puntos de emprendimiento especializados en economía social, la reducción de trámites burocráticos para las cooperativas de nueva creación, la adopción de incentivos para las cooperativas que creen nuevos empleos y para aquellas que los mantengan, la creación de una línea de crédito cooperativo y el diseño de medidas que faciliten el acceso de las cooperativas a los mercados.

El objetivo es alentar el desarrollo de las cooperativas como empresas autónomas y autogestionadas, en especial en los ámbitos donde estas empresas han de desempeñar un papel importante y aquí nos referimos a sectores como el de la dependencia, la enseñanza o la vivienda. Promover la cooperativización de estas actividades supone alejar estas iniciativas del concepto mercantilista. Queremos personas preocupadas por personas en sectores tan sensibles como los que hemos nombrado.

La modificación de la ley concursal es otro de nuestros caballos de batalla. Los trabajadores solo pueden hacerse cargo de una empresa en quiebra por mala gestión de la dirección si la normativa respalda su derecho a la continuidad del empleo y les facilita la transferencia de la empresa. Muchas personas no habrían perdido el empleo en España de haber facilitado esta opción al equipo de trabajo.

Asimismo, también consideramos prioritario legislar para que las cooperativas no se conviertan en un instrumento precarizador al servicio de las grandes empresas. Sin duda, este tipo de iniciativas desvirtúan y desprestigian el modelo.

En FAECTA creemos que la promoción de las cooperativas debe ser uno de los pilares de nuestro país en aras del bienestar de la ciudadanía y de la creación de empleo estable. Nuestro papel como agente interlocutor es fundamental para desarrollar las políticas públicas que reconozcan el papel de estas empresas en la economía nacional y estén dispuestas a impulsarlas para generar empleo estable.

Entonces la pregunta es… ¿qué fuerzas políticas están comprometidas con este modelo? Esa es la cuestión para el 28 A.

 

Luis Miguel Jurado WEB Luis Miguel Jurado

Presidente de FAECTA

@LuisMi_Jurado

 

 

Artículo incluido en el número de abril de la revista Agenda de la Empresa