ECONOMIA

Madrid se convierte en la sede europea de las Ciudades Inteligentes con Openexpo Europe

OpenExpo smart cities

El próximo 20 de junio, proveedores y profesionales pondrán en común y presentarán las últimas novedades en el sector TIC

Cada vez estamos más conectados y las nuevas tecnologías se integran creando grandes avances para que las ciudades inteligentes no sean proyectos futuristas sino que a día de hoy podamos disfrutar de ellas y de sus ventajas.

Las Smart Cities o Ciudades Inteligentes son el resultado de la necesidad cada vez más imperiosa de orientar nuestra vida hacia la sostenibilidad; sin embargo, todavía queda un largo camino en el que el factor humano y sus empresas se adapten a este nuevo modelo de gestión. Las plataformas que ofrecen tecnología abierta constituyen la base para el desarrollo y crecimiento de las ciudades inteligentes, las proveen de servicios entre los que destacan aquellos basados en el Internet de las Cosas y los datos disponibles. Cada vez son más las iniciativas que surgen este sector desde los ámbitos público y privado para conseguir ciudades, hogares y personas mucho más conectados y con una mayor calidad de vida.

En 2019, el panorama promete innovaciones relacionadas con Big Data, automatización, nuevas certificaciones, Inteligencia Artificial, IoT, robótica, analíticas de seguridad; y todo sobre dos pilares fundamentales: una visión global del riesgo y la concienciación de los usuarios para que puedan hacer un manejo más seguro de programas, aplicaciones y dispositivos. Una de las mayores preocupaciones de las Ciudades Inteligentes es la privacidad del usuario y sus datos. El proceso de transformación digital en el que se encuentran inmersas las organizaciones, para llegar más fácilmente a los clientes y proporcionar mejores servicios, conlleva una sensación de riesgo producida por la de pérdida de control en la protección de la información confidencial y ante las potenciales amenazas que puedan acompañar dicho proceso de evolución.

En el campo de la Ciberseguridad, el Open Source cobra especial relevancia a la hora de poder crear una colaboración, y confianza real y activa, entre las organizaciones que quieran enfrentar de una forma eficaz las sofisticadas amenazas a las que se encuentran expuestas. La Ciberseguridad debe estar presente desde el diseño y además es necesario insistir en la necesaria educación en seguridad digital de los usuarios como algo imprescindible.

Inteligencia compartida para evolucionar

La manera de consumir productos y servicios hoy en día es a través de la digitalización. Una digitalización universal que nos impacta a todos, los que creamos productos y servicios y aquellos que los consumen, tanto empresas como el gran público. El futuro se basa en la inteligencia compartida, por lo que la plataforma de la ciudad conectada se comporta como un facilitador de sistemas avanzados de gobierno. También se convierte en centro de un ecosistema innovador en el que las empresas pueden materializar sus ideas en aplicaciones y servicios, llegar al mercado y hacer negocios más rápido.

La innovación ya no depende solo de la creación de software, sino de cómo se hace uso de él. Las plataformas abren partes de sus plataformas y generan el interés necesario para que los usuarios puedan co-crear sus propias funcionalidades. En el caso de la movilidad, existen ya diversas plataformas de movilidad compartida y creemos sin duda que el mundo de las APIs abiertas revolucionará la manera que tenemos de consumir los servicios de movilidad de hoy en día y, sobre todo, los que están por venir.

La movilidad del siglo XXI va a ser de pago por uso, digital y hecha a medida. Quién mejor que la gran comunidad de personas que consumen los productos digitales y que quieren contribuir a una movilidad más sostenible para enriquecer esas APIs que serán la columna vertebral de las plataformas de movilidad del futuro.